Sarays Diaz

Ciudad Guayana.- La señora Catherin Díaz informó que fue desalojada del apartamento dado por Inviobras (Instituto de la Vivienda, Obras y Servicios), el cual estuvo cotizado mensualmente desde hace cinco años.

“Soy madre soltera de cuatro niños, llevo trabajando mucho tiempo en las minas, siempre voy y regreso pero el año pasado tuve que quedarme por siete meses seguidos. Un tío de los chicos quedó cuidándolos”.

En ese sentido, Díaz explicó que tras un problema ocurrido en su urbanización el familiar a cargo de los hijos fue asesinado y una prima tuvo que llevárselos a su casa, sin embargo, su exsuegra iba cotidianamente a la residencia para hacer el aseo.

“Hace cinco meses que personas de Inviobras junto al coronel Ordoñez, integrantes de Redes Populares y Somos Venezuela, llegaron a mi hogar amenazando a la abuela de los niños para que saliera y le dieron la propiedad a una damnificada”.

La guayacitana aseguró saber que los miembros de dichas organizaciones tienen orden de desalojar a las personas que se van del país. “Recuperan los apartamentos de las personas que no están en Venezuela y dejan a alguien más en su cuidado pero ese no es mi caso, no salí del país”.

Por otra parte, la jefa del Consejo Comunal, Clara Loaiza, estuvo dando apartamentos vacíos a sus familiares pero cuando llevaron a la damnificada Loaiza optó por el de Díaz, según la denunciante.

“Mi denuncia es contra Loaiza porque ella es la principal culpable y se quiere lavar las manos”, acotó “Fui a Fiscalía y coloqué la denuncia, la citaron y ella dijo que no tenía nada que ver con eso”.

Asimismo, Díaz afirmo también dirigirse hasta la sede de Inviobras pero estos no quisieron hacerse cargo. “Un abogado quedó de ver mi caso. Yo tengo mis papeles en orden, aquí dice hasta cuando estuve pagando y desde cuando vivo ahí”.

4 niños sin estudios

La ciudadana Catherin, detalló que sus cuatro hijos actualmente no se encuentran estudiando porque no cuenta con los recursos necesarios, además de estar desempleada porque ha estado tratando de resolver su problema de vivienda.

“Nos estamos quedando con un familiar durante este tiempo, ni siquiera recibimos cajas del Clap porque nos sacaron del censo y aunque me cobren la comida, no me la entregan (…) Es como si nunca hubiera vivido ahí”, enfatizó.

Durante el desalojo, las pertenencias de la familia fueron botadas y solo hicieron entrega de algunos electrodomésticos que contaban con registro de compra.