Ezio Rojas / [email protected]

 

En el primer artículo de Desencriptando hablamos sobre la popularidad e importancia que tenían las criptomonedas dentro de Venezuela, pero en esta oportunidad, quiero conversar con ustedes de la notoriedad que tiene Venezuela en el mercado global de criptomonedas.

¿Cómo puede ser atractivo un país con una hiperinflación por los cielos y un PIB por los suelos? ¿Por qué las criptomonedas buscan entrar en un país donde el resto de los inversores tradicionales están buscando salir lo más rápido que puedan? Todas estas razones se han presentado como un “caldo de cultivo” perfecto para que empresas vinculadas al mundo de las criptomonedas vean a Venezuela como un punto interesante.

Estas aseveraciones que hago sobre el interés de las empresas criptográficas en Venezuela las concibo con un sustento. No puedo afirmar algo tan importante sin tener ningún dato. Entonces, ¿En qué me estoy basando?  1. Crecimiento de los Cajeros Bitcoin en América Latina, 2. Movimiento de LocalBitcoins en Venezuela y 3. Crecimiento de las casas de cambio que operan con nuestro país.

Empecemos explicando sobre los Cajeros Bitcoin. ¿Qué son? Funcionan tal y como los cajeros tradicionales, solo que estos permiten la compra de Bitcoin (u otras criptomonedas) por medio de dinero en efectivo. Estos cajeros han venido aumentando en número en América Latina, sobre todo en Colombia, Argentina y Panamá. ¿Y quiénes son los principales usuarios de estos cajeros? Inmigrantes venezolanos.

La diáspora de venezolanos (calculada entre 3 y 4 millones de personas) ha generado un importante mercado para las remesas de dinero, pero, debido a las sanciones económicas y a las altas comisiones de los medios tradicionales, muchos han preferido utilizar las criptomonedas para estos envíos. Como los cajeros Bitcoin son fáciles de utilizar, muchos inmigrantes están utilizándolos para comprar criptomonedas y enviarlas a sus familiares en Venezuela.

¿Tenemos números concretos para afirmar esto? A ver, números globales de todas las transacciones con criptomonedas en y hacia Venezuela no tenemos, pero, podemos observar los datos de LocalBitcoins, uno de los exchanges más utilizados en el país para comprar y vender Bitcoin. La información que nos arroja  es que en Venezuela se comercia un promedio de 1500-2000 BTC por semana, al menos desde noviembre del año pasado hasta la fecha actual. ¿Cuánto es eso en dólares? Entre 7.500.000 y 10.000.000 de dólares.

¿Y esos montos en LocalBitcoins provienen de lavado de dinero? La información que mostramos es solo referente a la comercialización del par BTC (Bitcoin) /Bolívares y todas las operaciones que se realizan en ese par pasan por el sistema bancario venezolano. Al menos desde esta tribuna, creemos que el lavado de dinero por medio de bancos venezolanos es una tarea poco probable. Los máximos establecidos para transferencias y el control sobre las operaciones impiden grandes movimientos injustificados de dinero.

¿Entonces cómo se logra un movimiento tan alto de dinero? A causa de que son muchas las personas que están intercambiando Bitcoin por bolívares dentro del país. Por un lado, venden las personas que reciben remesas y por el otro compran los que quieren tener un activo que permita el ahorro frente a la hiperinflación.

A pesar de que los números de LocalBitcoins pueden mostrarse muy grandes e inclusive algunos pensaran que son mentira, este portal no es el único que se utiliza para la compra de Bitcoin. Existen otros portales como “Cryptobuyer” o “Buda” que también permiten la compra de criptomonedas dentro de América Latina.

Estos portales también han crecido (y han llamado la atención de inversores extranjeros) gracias al movimiento de criptomonedas dentro de Venezuela. Para puntualizar, Buda recientemente declaró que más del 80% de las transacciones en Bitcoin dentro de su Exchange se hacen entre Venezuela y Colombia. Hay que afirmar que Buda es uno de los exchanges más grandes de toda Latinoamérica.

Cryptobuyer es otro ejemplo perfecto del crecimiento. Este portal, radicado en Panamá, es uno de los pocos que permite la compra-venta de Bitcoin con bolívares y se ha convertido en un puente para las remesas entre Panamá y Venezuela. Actualmente el proyecto se encuentra en plena fase de expansión y recaudación de inversión para extender sus operaciones en otros países de América Latina.

Todo esto nos deja ver que Venezuela tiene más peso económico del que estábamos pensando anteriormente. Nuestra economía realmente tiene una magnitud considerable y si los mercados tradicionales no la quieren aprovechar, lo harán los mercados de las criptomonedas.