Ciudad Guayana.- Cinco años han pasado desde que funcionarios policiales del estado Bolívar acabaron con la vida de Augusto Puga: un joven estudiante de medicina en la Universidad de Oriente, que el 24 de mayo de 2017 salió a protestar, como muchos otros, en contra del gobierno de Nicolás Maduro.

Un grupo de jóvenes integrantes del partido Voluntad Popular, acompañados del concejal Jhorvys Álvarez, quisieron rendir homenaje a este hecho cinco años después, con un emotivo mural en la zona de Alta Vista, en Puerto Ordaz.

«Augusto Puga. Asesinado por la dictadura. 24-05-2017, #Heroe», es lo que se puede leer en el mensaje de letras negras y fondo blanco.

Jhorvys Álvarez, concejal del municipio Caroní por Voluntad Popular, recuerda a Augusto Puga, como parte de esa fuerza ciudadana que salió en defensa de la Asamblea Nacional electa en 2015, a la que anularon todas sus competencias con una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia.

«Augusto era un estudiante de la UDO, quien como muchos de nosotros en ese año, 2017, salimos a protestar en contra de la sentencia del TSJ que anuló las competencias de la Asamblea Nacional electa en 2015. Que exigíamos un cambio de gobierno, que permitieran a los venezolanos elegir libremente su destino. Poco se nos hizo caso y la respuesta de las autoridades de ese entonces, como el exgobernador Rangel Gómez, fue reprimir todo tipo de protesta que se realizara en Bolívar», expresó Álvarez.

Concejal Jhorvys Álvarez junto al equipo juvenil de VP. Foto: cortesía

Represión como respuesta

Augusto Sergio Puga Velásquez tenía 22 años cuando perdió la vida a causa de un tiro en la cabeza. Esa tarde del 24 de mayo de 2017 los uniformados allanaron la autonomía universitaria de la UDO, sede Ciudad Bolívar, dejando un saldo de, al menos, siete heridos incluyendo a Puga, quien se encontraba dentro del recinto universitario, específicamente en el área de decanato.

Después de varios minutos de impedimento para salir, por parte de los funcionarios, finalmente Puga pudo ser trasladado al hospital Ruiz y Páez, donde falleció.

Aunque por este caso se designó a los fiscales del Ministerio Público para una investigación, para el concejal Álvarez no se ha hecho justicia.

«Después de cinco años nos sumamos al llamado de familiares, amigos y todos los jóvenes que exigimos justicia porque su caso no avanzó y después de mucho tiempo, pareciera que se olvidó. Muchos de los familiares de los asesinados tienen que ir a instancias como la Corte Penal Internacional a denunciar todo lo que aquí ocurrió y sigue ocurriendo, las violaciones de derechos humanos, para ver si afuera consiguen la justicia que aquí lamentablemente se les niega», agregó Álvarez.

El Concejal también hizo un llamado a los jóvenes del país a mantenerse en «pie de lucha», asegurando que «más temprano que tarde tendremos una mejor Venezuela».

«Augusto era parte de esa juventud que soñamos con una mejor Venezuela, estamos seguros que la vamos a conquistar, para que no tengamos que emigrar», afirmó.

Imputados

Por este caso fueron imputados los oficiales de la Policía del estado Bolívar: Annel Medina Delgadillo, Gabriel Centeno Navas, Luis Contino Freides, Edduar Infante Guzmán, Derquis Pérez y al sargento segundo de la Milicia Bolivariana Cristhiam Arzolay, como coautores en el delito de homicidio intencional calificado con alevosía, trato cruel en detrimento del otro estudiante, así como uso indebido de arma orgánica.

El sitio de reclusión delos cinco funcionarios policiales imputados fue el Centro de Coordinación Policial de Guaiparo, en San Félix. Entre tanto, el sargento está privado de libertad en la Comandancia de la Dirección General de Contrainteligencia Militar, en Ciudad Bolívar.

Elías Rivas