El tema electoral pareciera estar siempre de moda en América Latina, hacia donde sea que veamos, tendremos una elección en puerta. Este fin de semana pasado fueron las PASO por las presidenciales en Argentina y, más pronto que tarde, tendremos nuevamente elecciones en Venezuela.

Pero, más allá del simple proceso electoral, ¿son confiables las elecciones? Encuestas nos reseñan que la población cada vez confía menos en los procesos electorales y ello ha generado que la abstinencia vaya aumentando en la región. No quiero decir que antes no había abstención, pero, antes se dejaba de votar por desconocer los procesos, ahora porque sencillamente no se quiere votar.

Aunque pueda parecer poca cosa, la abstención es un claro síntoma de que la democracia como sistema está fallando y ello también lo podemos ver en el apoyo de la población a los gobiernos autocráticos. Puede ser paradójico, pero, aún en pleno siglo XXI, muchos quieren mandatarios que no les “tiemble el pulso” ante el narcotráfico, corrupción y otros males que aqueja nuestro continente.

¿Cómo podemos hacer para que la gente vuelva a confiar en la democracia? ¿Es posible darle al voto el peso que realmente tiene? La respuesta a nuestros problemas podría encontrarse en las criptomonedas. ¿Qué tiene que ver el Bitcoin en todo esto? La tecnología Blockchain que soporta sus transacciones.

A pesar de que siempre se nos ha dicho que la tecnología nunca debe interferir en los procesos electorales (el mismo Bill Gates lo ha recomendado), los procesos manuales de los hombres son susceptibles a corrupción, algo que con la Blockchain no pasaría.

¿De qué manera funcionaría la Blockchain? Debemos recordar que la cadena de bloques funciona como una gran base de datos que no se puede modificar libremente entre los usuarios de la misma. El primer uso que se la ha dado es para la economía con las criptomonedas puesto que nadie podría agregar o quitar monedas libremente, lo que permite controles contra estafas y falsificaciones.

Ahora, en vez de agregar los datos de las criptomonedas, lo que se plantea es que se agreguen los datos de los votos. Con la Blockchain pudiéramos ejecutar un registro en vivo de los sistemas de votación que nos permitan salvaguardar los datos de cualquier tipo de manipulación por parte de los grupos de poder.

Inclusive, pudiéramos llevar la aplicación de la Blockchain más allá de aplicar una base de datos y usarla para crear un sistema en el que cada ciudadano pueda votar a través de ella. Si ideáramos un sistema en el que cada persona tenga un token o moneda, y ella le permita ejercer un voto dentro del sistema, pudiéramos lograr un sistema transparente, secreto y confiable que nos permita llevar un conteo de los votos en tiempo real. Además, este sistema también les permitiría a las personas ejercer su derecho al voto desde donde quiera que estén.

¿Nadie pudiera falsificar los tokens y emitir millones de votos? En los sistemas Blockchain es imposible falsificar una moneda o un token, cada uno de ellos cuenta con un código único que le permite identificarse dentro del sistema.

¿Y si hackean la Blockchain? Los sistemas Blockchain se sostienen por una red de computadoras que prestan su poder de cómputo y procesamiento para sostener todas las operaciones. Estos usuarios se les denomina mineros y en el caso de las redes públicas, donde cualquiera puede cumplir con estas funciones de soporte, hay posibilidad de ataques si alguien llega a poseer el 51% de todo el poder de la red.

No obstante, si actuamos bajo una red que solo permite que los mineros actúen dentro de ella si tienen las autorizaciones respectivas, pudiéramos crear un sistema controlado donde nadie modifique libremente el sistema. En un caso hipotético, pudiéramos hacer que los mineros autorizados sean solo los candidatos participantes y el órgano electoral encargado de llevar la elección.

Entiendo que todavía quedan muchas preguntas por responder, pero, por cuestiones de tiempo y espacio no puedo explayarme al respecto, no obstante, he logrado poner el tema sobre la mesa. Aprovechar las cualidades de la tecnología Blockchain para los sistemas de votación pudiéramos ayudarnos a recuperar la confianza en la vieja señora que conocemos como “democracia”.

 

Por Ezio Rojas / [email protected]