Bullet Train

Los Ángeles.-Una de las mayores estrellas de Hollywood, el cantante latino más escuchado del mundo y un elenco de personajes histriónicos a bordo de un tren bala. Esos son los ingredientes con los que «Bullet Train», la película que ha reunido a Brad Pitt y Bad Bunny, quiere conquistar los cines este verano.

«El rodaje se benefició al contar con un elenco tan bueno y eso se debe en parte a que es una película con Brad Pitt, un socio amable y humilde», dijo David Leitch, director de la película.

«También es el mejor en el negocio. Cuando él está en un proyecto, mucha gente levanta la mano», explicó.

Además de contar con dos grandes celebridades, también reunieron a Sandra Bullock, Joey King, Aaron Taylor-Johnson, Brian Tyree Henry y Andrew Koji para dar vida al reparto.

El viaje disparatado y sanguinario en Bullet Train

Bullet Train adapta una novela homónima de Kotaro Isaka que sigue a un sicario en plena crisis existencial durante su viaje en un tren bala entre Tokio y Kioto con la única misión de recuperar una valiosa maleta abandonada en uno de los vagones.

Lo que el protagonista no espera es que a bordo de ese tren de alta velocidad viajan varios de los sicarios más destacados del planeta.

Cada uno enfrascado en su objetivo hasta que aparecen rencillas, enemistades e incluso clientes compartidos que terminan por hacer el trayecto disparatado y sanguinario.

«Es muy emocionante poder desarrollar una idea original hoy en día», reconoce Leitch.

«Normalmente, uno asume el encargo de una franquicia o de un universo que ya existe, pero aquí empezamos de cero».

Convencido de que el «tono» es lo que hace única a una película, el cineasta no reniega de inspiraciones y asume como referencias para Bullet Train la excentricidad de Quentin Tarantino, «con un poco de Guy Ritchie y otro poco de John Woo».

«He absorbido todo eso, pero esta película es auténtica y mía», añade Leitch, que ya marcó su impronta surrealista al dirigir la segunda entrega de la saga Deadpool.