40 años han pasado de la inauguración de este estadio de pelota menor. Tiempo ideal para "meterle una manito". Foto Romafor
Rodrigo Malagón Forero

Ciudad Guayana. “Tal día como hoy…” como rezan los recordatorios de fechas trascendentales e importantes, es decir, el 20 de abril, pero del año 1979, es decir, cuarenta años atrás, fue inaugurado el estadio de Los Criollitos de Alta Vista, luego bautizado “Dionisio Abreu”, según reseña en su cuenta Facebook, el cronista de la pelota menor en Ciudad Guayana, Luis Salazar López.

Recuerda el experimentado directivo de los Criollitos, que ese día del 20 de abril del año 1979, “la bella señorita María Inés Claro Fajardo” se convertía en la primera persona en interpretar en esas instalaciones, las gloriosas notas de nuestro Himno Nacional, todo ello con motivo de la regia inauguración del V Campeonato Nacional de beisbol preinfantil de los Criollitos de Venezuela, que se realizó en Ciudad Guayana desde ese día…”

Cabe recordar, como lo acota el propio Luis Salazar López, “la construcción del estadio de los Criollitos, fue ejecutada por la CVG –Corporación Venezolana de Guayana- gracias a las gestiones que desde la capital del país, fueron hechas por el Dr. José del Vecchio y por Dionisio Abreu.

Del Vecchio fue un médico mirandino  fundador de la Corporación Criollitos de Venezuela, quien compartió su profesión con la actividad deportiva,  dándo impulso además al deporte universitario en especial al beisbol.

En el año 1961, fundó junto al “Mono” Zuluaga la Corporación Venezolana Criollitos de Venezuela, ocupándose de niños y de sus padres y representantes, dándoles formación con criterio ético y sentido de responsabilidad personal y social.

Dionisio Abreu, en tanto destacó como directivo de la pelota menor como presidente de la del Directorio Regional de los Criollitos del estado Bolívar y su aporte le permitió rebautizar el este estadio como estadio “Dionisio Abreu”, para una persona que vivía en El Pao junto a sus dos hijas y su esposa, laborando en la entonces Orinoco Mining Company, hoy Ferrominera Orinoco.

En aquel entonces de la apertura, recuerda Luis Salazar López “el estadio contaba con un moderno edificio de dos plantas, la primera tenía una sala de recepción (lobby), una enfermería con baño y dos vestidores. En la parte externa del edificio estaban los baños para damas y caballeros con todos los servicios necesarios. En la segunda planta están las dos oficinas que posteriormente usaron el Directorio Regional y la liga Celestino Grillet. Sus instalaciones también tenía dos tribunas de concreto (sin techo), el terreno de juego donde se podían jugar todas las categorías y con altas torres para iluminarlo. Ttambién tenía estacionamiento para varios vehículos, además estaba un espacio cerrado que haría la función de “taquilla”.

Recuerda además el cronista del beisbol menor que “lamentablemente, sus instalaciones se han ido deteriorando de manera acelerada, ello, por las indolentes manos de la delincuencia y por eso, aquella gran obra realizada por la CVG, no es ni la sombra de lo que fue 40 años atrás…”enfatizó Luis Salazar López en su remembranza de la inauguración del legendario estadio de pelota menor de Ciudad Guayana.