Aguas negras inundan calles en San José de Cacahual

Más de seis bocas de visitas desbordadas, calles abandonadas y llenas de huecos, vecinos atemorizados por la delincuencia, la luz eléctrica falla constantemente y la basura la echan en una zanja

156

San Félix.-Comunidad San José de Cacahual en la parroquia 11 de Abril, está inundada de aguas negras. Más de seis bocas de visitas se encuentran obstruidas, las cloacas colapsaron por falta de mantenimiento y las aguas negras corren por las calles.

El olor putrefacto convive con los lugareños, uno de los más abandonados por el gobierno regional y municipal. Cientos de personas padecen por falta de los servicios básicos.

Miembros del consejo comunal en la Unión está la Fuerza se quejaron por la falta de respuestas. Se cansaron de tantas promesas que no llegan a concretarse.

Luz María, una de las afectadas dijo que las calles: Uyapar, Piar, Salto Ángel y  Canaima, tienen muchos años con las cloacas desbordadas. El excremento corre por frente de su casa, uno de sus nietos comenzó a tener problemas respiratorios.

Cuenta que han destapado las tuberías, “pero a las pocas horas las aguas negras vuelven a salir por las bocas de visitas”, acotó.

Foco de infección

Las aguas residuales son focos de infección que afectan a la gente. A pesar que la situación es del conocimiento del Alcalde de Caroní, Tito Oviedo y del gobernador del estado Bolívar, Justo Noguera, no hacen nada por la salud de los vecinos.

Vocera de alimentación del consejo comunal, exclamó que las deficiencias son muchas en el barrio, “la luz eléctrica falla constantemente y cuando se va, regresa al siguiente día”.

La basura que producen en sus casas la echan en una cárcava que pasa por la calle principal de San José de Cacahual; mientras que el gas no llega desde el mes de octubre del pasado.

Inseguridad campea

Vecinos se organizan para enfrentar a los delincuentes. Ellos, instalan sirenas en algunos sitios estratégicos para ahuyentar a los malandros.

Según, el nuevo modus operandi de los bandidos es lanzar piedras en las casas para obligar a sus víctimas a salir de sus casas para luego someterlas y asaltarlas.

Muchos de los propios llevan un pito en el cuello para alertar a los demás residentes cuando observan algo sospecho, o se percatan de personas extrañas en algún vehículo que no es de la comunidad.

Creen que son sujetos de otros sectores los que cometen delitos en la zona. Alertan a vecinos sobre la presencia de hampones que se desplazan de noche en las calles, vestidos de negro y con tapabocas.

Advirtieron que de llegar a sorprender a algún malhechor acechando una de las casas, será sometido y entregado a los cuerpos de seguridad.

Solicitan la presencia de los cuerpos de seguridad, “pedimos a los verdaderos funcionarios de los cuerpos de seguridad que hagan patrullajes, a los que no se ocultan detrás de una vestimenta para cometer delitos en nombre de la policía”, apuntó uno de los lugareños.

Bladimir Martínez Ladera

[email protected]