Miami.- El juicio de Johnny Depp y Amber Heard se está convirtiendo en todo un show mediático no solo por lo caótico de su relación como pareja, sino por los momentos tan surrealistas que está dando.

Cada día es una noticia nueva, y a cada cual más incoherente a la vez que cómica. En esta ocasión, el testigo a llamar fue Starling Jenkins III, el chofer y guardia de seguridad del actor quien reveló un hecho que durante muchos años ha sido una incógnita.

¿Por qué había una caca en la cama de matrimonio de la pareja? Fue la propia Amber quien en su día, camino a Coachella, se lo reveló con detalle.

A través de un video en directo transmitido en la corte, Jenkins recordó acompañar a la actriz al famoso evento en 2016. Mientras conducía, contó que ambos «tuvimos una conversación relacionada con la sorpresa que ella le dejó en el lado de la cama del jefe», expresó en su testimonio.

Parece que la «sorpresa» ocurrió justo después de una fuerte discusión que tuvo la pareja. Según el seguridad, la protagonista de Aquaman le dijo que fue «una broma horrible que terminó mal».

Depp reconoció frente a los magistrados que en su momento él vio una foto del incidente que tenía lugar después de una fuerte pelea durante la fiesta del 30 cumpleaños de su ex. «Me reí. Era tan fuera de lugar. Tan bizarro y grotesco que no podía más que reírme», reconoció.

Aunque según el artista, Heard «intentó culpar a los perros» del incidente tan desagradable, él tuvo claro que eso era imposible. «Son Yorkies diminutos, pesan unas 4 libras cada uno… Viví con esos perros muchos años, no fueron los perros», dijo refiriéndose a la diferencia entre el tamaño de las heces de los canes y las de un humano.

La pareja se conoció en 2011 durante el rodaje de la película The Rum diary y se casaron en 2015 para finalmente separarse en 2016, cuando Heard puso una orden de alejamiento contra Depp. El juicio para esclarecer los hechos sigue su curso y las anécdotas también.