Aymara Martínez

 

Cada 17 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Hipertensión, y aunque es una enfermedad común, la mayoría de la población no le da la importancia que requiere.

El médico cardiólogo, Arquímedes Franco, cuenta con más de 37 años de carrera, y asegura que “esta enfermedad no avisa. Se cree que un dolor de cabeza es sinónimo de hipertensión pero no necesariamente. En un 90% de las veces,  los pacientes no desarrollan síntomas”.

¿En qué consiste la hipertensión?

La hipertensión se conoce como esa tensión arterial alta, y es un trastorno en los vasos sanguíneos. La Organización Mundial de la Salud (OMS), lo define de la siguiente manera: Cada vez que el corazón late, bombea sangre a los vasos, que llevan la sangre a todas las partes del cuerpo. La tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos (arterias) al ser bombeada por el corazón.

Se estima que más de mil millones de personas alrededor del mundo, son hipertensas, y aproximadamente 6 millones en Venezuela.

“La mitad de las personas hipertensas no lo saben. Puede que la mitad de quienes ahorita están en la cola de la gasolina sean hipertensas y lo desconozcan”, afirma Franco.

Existen dos tipos:

Principal, también conocida como “esencial”; es cuando su causa es desconocida. Normalmente tarda años en aparecer, y es producto de un estilo de vida inadecuado. O por herencia genética.

Secundaria, es producida cuando enfermedades como, problemas renales, apnea del sueño, problemas de tiroides o glándulas suprarrenales, o algunos medicamentos, generan la hipertensión.

Asesino número uno

Infarto de miocardio, accidente cerebrovascular (ACV), trombosis, hemorragia cerebral, todos son resultados de la hipertensión, señala el doctor Franco.

Asegura que por más atleta que pueda ser una persona, está propensa a desarrollar la enfermedad. Lo que lleva a la incredulidad en muchos casos, al momento de ser detentada.

“Con un eco se puede visualizar años de daños en el corazón de un paciente que capaz recientemente fue que descubrió su condición”.

Arquímedes señala que “nadie sabe a ciencia cierta cuantas personas  mueren en Venezuela por abandono o falta de tratamiento”. Afirmación altamente preocupante.

Recomendaciones de Franco

Aunque el tema de la crisis en el área de la salud en Venezuela es notoria, el doctor Franco asegura que hay “tratamientos no farmacológicos” que ayudan a mantener una tensión nivelada.

Consumir menos de 5 gramos de sal diariamente.  No consumir grasas. Mantener un estilo de vida adecuado. Ejercitarse frecuentemente.

“Las personas creen que para alimentarse bien, hay que tener mucho dinero, y no es así. Existen opciones accesibles en el mercado que puedes agregar a tu dieta. Ingerir más hortalizas. Y siempre habrá frutas de temporadas que se consiguen fácilmente”.

Pero sin duda alguna, el doctor afirma que es extremadamente necesario el chequeo mensual para asegurarse de cómo marcha todo.

Existen pacientes hipertensos hasta en pediatría, que son productos de una enfermedad principal. A partir de los 20 años (más si existe la condición en el núcleo familiar), es recomendable chequearse y estar siempre prevenidos.

Lo importante también es señalar que la hipertensión no es sinónimo de sufrir enfermedades del corazón. Se puede llevar una vida normal si se controla.