BID

Madrid.-El presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Mauricio Claver-Carone, aseguró este lunes que esta década «no tiene por qué» ser un periodo «perdido» para América Latina, a pesar de la crisis económica que afronta y de que siga siendo una de las regiones con mayor impacto de la pandemia.

El cubano-estadounidense se expresó así en el «IV Congreso Iberoamericano CEAPI, Transformación e impacto social: las mejores empresas para el planeta», donde participó en Madrid junto a los secretarios generales de la Segib y de la OCDE, Rebeca Grynspan y Ángel Gurría, respectivamente.

En el mismo debate, centrado en analizar los retos y las oportunidades que la pandemia deja en América Latina, también participó el presidente de honor del Consejo Empresarial Alianza por Iberoamérica (CEAPI), Enrique Iglesias.

LAS OPORTUNIDADES QUE TIENE AMÉRICA LATINA

En su primer viaje como presidente del BID, Claver-Carone reconoció que la región enfrenta la peor crisis «desde 1821», pero «en cada crisis se dan oportunidades y en esas oportunidades es donde hay que centrarse».

En ese sentido, ligó la recuperación económica de la región al ritmo de vacunación contra la covid-19 y recordó que su institución ya dedicó 1.000 millones de dólares para «distribución, adquisición y almacenaje» de dosis.

«Obviamente no es suficiente, hemos visto los desafíos, y hoy trabajamos con Covax para aprender de los errores, nosotros podemos actuar como un país para ayudar a la distribución, mientras más tiempo dure la vacunación, más se va a tardar» en conseguir una recuperación, añadió.

Apuntó también a las cinco grandes oportunidades que tiene la región, a su parecer: la integración, la digitalización, la innovación en las empresas, la igualdad de género y el desarrollo sostenible.

LA BRECHA DE VACUNACIÓN MARCARÁ LA RECUPERACIÓN DE PAÍSES EN DESARROLLO

La secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, declaró que la «brecha de vacunación sigue siendo muy importante para los países en desarrollo» y recordó que el mecanismo Covax para el acceso global a las vacunas «solo garantiza el 20 % de la vacunación en estos países», con lo que «no será suficiente para poder recuperarnos de la crisis».

La costarricense consideró que parte del problema se encuentra en el financiamiento y también en los precontratos que las farmacéuticas solicitan a los países para comprar dosis.

A la vez que aplaudió iniciativas de países desarrollados de ceder dosis, como la que España hizo en la pasada Cumbre Iberoamericana, cuando anunció la donación de 7,5 millones de vacunas.

Grynspan valoró la futura emisión de derechos de giro por parte del Fondo Monetario Internacional, pero pidió que los países que no los requieren puedan cederlos para «programas de inversión y abrir el espacio fiscal» de los latinoamericanos.

Por su lado, el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, insistió en el multilateralismo como la «única forma de abordar los problemas» en el mundo y subrayó que las empresas tienen que «participar y dirigir» los procesos de cambio que propongan los gobiernos.