Moscú.- El régimen bielorruso de Alexandr Lukashenko criticó este viernes la concesión del Premio Nobel de la Paz al encarcelado activista Ales Bialiatski y afirmó que su fundador, Alfred Nobel, se hubiera «revuelto en su tumba».

«En los últimos años una serie de decisiones fundamentales (y estamos hablando del Premio de la Paz) del Comité Nobel han sido tan politizadas que, lo siento, Alfred Nobel se hubiera hartado de revolcarse en la tumba», tuiteó el portavoz del Ministerio de Exteriores de Bielorrusia, Anatoly Glaz.

Bialiatski comparte el Premio Nobel de la Paz 2022 con la organización rusa Memorial y el ucraniano Centro para las Libertades Civiles por el «derecho a criticar al poder» y «denunciar crímenes contra la humanidad».

El Comité Noruego del Nobel «desea honrar a tres destacados campeones de los derechos humanos, la democracia y la convivencia pacífica en los países vecinos Bielorrusia, Rusia y Ucrania», comunicó al anunciar los nombres de los galardonados.

 

EFE