Britney Spears celebra este jueves su matrimonio con el modelo Sam Asghari, con quien lleva una relación sentimental desde hace 6 años. 

La «Princesa del pop», luego de una larga batalla legal por la tutela paterna, que restringió su vida personal y su carrera artística, dará el «sí, acepto», en una ceremonia íntima y exclusiva frente a invitados como Madonna o Donatella Versace.

La preparación de esta celebración le ha tomado a la pareja unos cinco meses, así que se espera que la tarde de este jueves sea un día de ensueño para ambos. 

La cantante de 40 años y el modelo de 28 se conocieron en el año 2016, durante el rodaje del vídeo musical «Slumber Party». 

Una ceremonia íntima y exclusiva

La ceremonia ha sido de lo más exclusiva e íntima, con una lista de invitados que no llega ni a las 100 personas. 

Según medios internacionales, ni sus padres ni hermana menor están invitados al evento, debido a que la cantante ha cortado todo vínculo con ellos, por las duras vivencias que pasó en el proceso de su juicio.

Los hijos de la cantante, Sean Preston y Jayden James, no estarán junto a mamá en este día tan especial, sin embargo, el abogado de Kevin Federline, padre de los chicos, asegura que los tres están muy felices por la boda y que le desean lo mejor a Brit y Sam.

Detalles que se dejan ver 

La pareja ha querido guardar la mayor discreción posible. Sin embargo, han dejado ver algunos de los pequeños detalles elegidos. Uno de ellos ha sido el manicure que llevará la cantante este día, que consta de unas francesas a adornadas con unas piedras brillantes en forma de lazo que se complementan con el anillo de compromiso, que está coronado por un gran diamante, que luce en su dedo anular. 

Uno de los mejores detalles es el vestuario nupcial de la pareja, el cual ha sido diseñado en su totalidad por la famosa diseñadora Donatella Versace, con la que comparte una gran amistad desde hace años. 

La polémica nunca falta 

Al parecer la princesa del pop no puede tener un momento de total paz. Y es que se reportó que el ex esposo de Britney, Jason Alexander, con quien estuvo casada por 48 horas, en una boda express en Las Vegas, de alguna forma logró entrar a su casa y habría intentado colarse al evento para detenerlo.

Alexander comenzó a transmitir un video en vivo en su cuenta de instagram entrando a la casa de Spears mientras se dirigía a los guardias de seguridad a quienes les afirmó que era un invitado especial de la novia, recordándoles que había sido su primera y única esposa.

Luego de este altercado el ex esposo de Britney finalmente fue detenido por la seguridad y sometido para su posterior arresto. Según el medio internacional TMZ el Departamento del Sheriff del Condado de Ventura acudió al domicilio de la intérprete de «Toxic», tras recibir una  llamada en la que informaban de un intruso.

Su Ying Lee Yang