Trabajadores atemorizados denunciaron irregularidades en la empresa. Foto: Wilmer Barrero

 

Sarays Diaz

Ciudad Guayana.- Los trabajadores de la empresa Carburo del Caroní informaron que desde el 22 de Febrero más de 20 empleados han sido enviados a casa.

Rangel Merguin, secretario general del Sindicato Contrabajadores, explicó que el retiro de personal ha sido de manera verbal y sin ningún documento legal donde se especifique el por qué o hasta cuándo.

“La empresa no ha dado ningún documento, solo lo informan y ya. Además, la entrada a la planta está cerrada para todos los que hemos sido enviados a la calle».

Merguin aclaró que el retiro es considerado por la gerencia como un permiso especial. “El supervisor es quien pasa la notificación para que el trabajador no regrese hasta que el gobierno autorice el uso de la materia prima que se utiliza en la empresa para la producción”.

No obstante, los asalariados aseguraron tener entendido que los recursos pueden ser utilizados al llegar a la empresa.

“Es solo una excusa que tiene la gerente Lisbeth Canelón. Lo único que hacen es echarle la culpa a los entes gubernamentales para ellos lavarse las manos».

Por su parte, Jean Carlos Coronado expuso que debido a la salida, el promedio de cada activo ha estado bajando y el sueldo se ve gravemente afectado.

“Si por equis razón llaman a los trabajadores avisándoles que están botados por inasistencia, tendremos las de perder porque no hay ningún papel firmado por nosotros y la empresa que explique nuestra salida”.

Asimismo, el funcionario dijo que los trabajares retirados de la empresa no mantienen comunicación con el personal interno.

“Aun cuando tuvimos que buscar la bolsa de comida hace dos semana no pudimos usar el transporte privado de la empresa porque también lo han prohibido”.

En este sentido, los activos de Carburo del Caroní recordaron que la empresa es transnacional y la sede Saint Gobain se encuentra en proceso de venta.

“El Gerente General nos informó que aproximadamente en junio será entregada a una nueva directiva. En caso que los nuevos dueños decidan no absorber a los trabajadores que están afuera, los arreglos estarán por el suelo debido al bajo promedio que tenemos”.

Por otra parte, aseguran que con el cambio de gerente y la llegada de Lisbeth Canelón, las cosas en la empresa han cambiado por la modificación de normativas impuestas.

“Los trabajadores a veces se cohíben de decir algo por miedo al despido por medio de las amonestaciones que realizan por cualquier cosa que hagamos”.

Jesús Soledad, integrante del Sindicato Contrabajadores, afirmó que “los trabajadores necesitan que toda información deje de ser de modo verbal. Las palabras se las lleva el viento”, puntualizó.