Foto: Archivo

Ciudad Guayana.-Casi 20 años tienen los puestos de venta de fuegos artificiales en lo que antes era conocido como la Cruz del Papa y que ahora sirve como hogar de la Catedral San Juan Pablo II o conocida como la Catedral de Ciudad Guayana.

El terreno fue donado a la Diócesis de Ciudad Guayana por la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), se presentó la encrucijada de tener que reubicar a los comerciantes los cuales abogaban tener un permiso de la Alcaldía para desarrollar la actividad económica navideña.

Gerardo Moreno, párroco de la Catedral de Ciudad Guayana, defiende su posición en que la Alcaldía no tiene derecho a lo que compete la propiedad privada.

“Ellos dicen que todos los años la Alcaldía les da permiso para vender pirotecnia al frente de la Catedral. Desde abril que se hizo la acera, habíamos hablado que ya no iba a haber venta de fuegos artificiales aquí”, declaró el Párroco.

Con ese permiso se da a entender que la Alcaldía de Caroní puede pasar por encima a la Diócesis de Guayana (dueña del terreno) cosa errónea, pues no es un terreno público.

“Ellos se comprometieron a firmar una constancia, que será entregada a la Alcaldía, donde este por escrito que solo estarán los próximos cinco días y para los próximos años tendrán que ser reubicados”, informó Moreno.

Entre ambas parte buscaron llegar a un acuerdo, debido a que los vendedores cuentan con los permisos pertinentes, más no con la aprobación de la Parroquia San Juan Pablo II.

“La Alcaldía de Caroní, Cuerpo de Bomberos, la LOPNA y el ZODI dieron el permiso, entonces las autoridades son los verdaderos culpables de esta situación” aseveró el Padre Gerardo Moreno.

Comerciantes en adyacencias de la Catedral de Ciudad Guayana

“Tenemos casi 20 años vendiendo aquí y siempre en el mismo sitio”, exclamó Yalal Abou, quién lleva 7 años vendiendo fuegos artificiales.

Solo 9 puestos de 37, los que se comprometieron a firmar el acta de compromiso y futura reubicación, según el acuerdo que llegaron mediante el dialogo con las autoridades de la Catedral de Guayana.

“Nosotros no queremos quitarle nada a nadie y eso lo entendemos, pero ahora solo tenemos 5 días de trabajo más lo que implicará la reubicación. La Alcaldía nunca nos dijo que teníamos que hablar con la Catedral.”, añadió Abou.

Además, resaltó que tramitar los permisos les lleva un mes entero.

Todos los pequeños comerciantes usan esta época para generar una buena base económica para el próximo año.

Y para “llevar la cena navideña a nuestras casas” dijo Anderson Torres, uno de los vendedores.

Acuerdo entre comerciantes y personal de la Catedral

“Siempre tenemos nuestros permisos como deben ser y dentro todo logramos llegar a un acuerdo con el Padre”, finalizó Torres.

Ambas parte llegaron a un acuerdo. A pesar de esto, deja en duda el papel de las autoridades de la Alcaldía para el desarrollo comercial en zonas que no les pertenece.

Víctor Solórzano Arenas (Pasante)