Caracas. Miles de chavistas conmemoraron este miércoles en las calles el vigésimo aniversario del regreso de Hugo Chávez a la Presidencia, tras el golpe de Estado del 11 de abril de 2002, que lo mantuvo alejado del poder durante dos días, y cuyo retorno recuerdan sus seguidores como la «resurrección» del entonces mandatario.

Funcionarios y simpatizantes del fallecido presidente, así como efectivos de la Fuerza Armada y demás cuerpos de seguridad del Estado, recorrieron el centro de Caracas, entre cánticos y consignas chavistas, para finalizar su caminata en el palacio presidencial de Miraflores, donde hace 20 años aguardaron el regreso de su líder.

La marcha fue parte de una jornada de celebración de una fecha que el chavismo tiene marcada en el calendario como un día glorioso, en el que simpatizantes y militantes recuerdan la incertidumbre que generó el golpe del día 11, la lucha en la calle el 12 y la alegría del 13, al recibir en la sede de la Presidencia a quien consideran eterno.

Y A LOS DOS DÍAS, «RESUCITÓ»

Veinte años después, los chavistas recuerdan, todavía con cierta angustia, cada minuto vivido aquellos días en los que unos daban por muerto al «comandante», mientras otros nunca perdieron la esperanza de que volvería y brindaría un nuevo triunfo al pueblo.

Alba Pacheco, una mujer de 70 años, explicó a Efe que, 20 años atrás, lloraba porque se habían llevado a Chávez y creía que nunca regresaría ya que estaba convencida de que lo habían matado.

«Hace 20 años estaba llorando porque se habían llevado al presidente, a nuestro comandante, y yo era una de las que creía que nos los habían matado, que se lo llevaron para matarlo, que no lo íbamos a ver más nunca. Pero un día como hoy, volvió nuestro comandante», recordó mientras caminaba hacia Miraflores, a celebrar lo que define como «el resucitar, una resurrección popular».

El PUEBLO NO DEJARA QUE SE DE OTRO GOLPE

Al volver la vista atrás, Pecheco aseguró, que el pueblo no dejará que se dé otro golpe de Estado contra el Gobierno, pero si ocurriera, los ciudadanos están dispuestos «a dar la paliza», subrayó.

Y con Pacheco coincidió su compatriota Consuelo Cruz, de 68 años, quien también hizo suya la metáfora de la resurrección del líder, como si del mismo Jesucristo se tratara.

Para ella, aquel 13 de abril Chávez «resucitó (como el) Señor Jesús, que apareció lleno de armonía, de gozo (…) es un triunfo que nuestro comandante, ese día, reapareció», explicó emocionada a Efe.

Pero Cruz, pese a la alegría que le produce celebrar una fecha especial para cualquier chavista, advierte que un nuevo golpe de Estado «siempre está latente porque la ultraderecha nunca descansa».

PROSPERIDAD

En Miraflores, los principales dirigentes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y el presidente Nicolás Maduro, esperaban a los simpatizantes, a quienes se dirigieron para recordarles que continuarían el legado de Chávez, con la lucha por el «estado de bienestar» y «prosperidad» que él logró tras su regreso al poder.

Maduro aseguró que «si no hubiera sido por la victoria de ese 13 de abril (de 2002), el pueblo no hubiera vivido la gloria de construirse y reconstruirse.

Señaló que desde el 2004 hasta el 2014 -antes «de la guerra económica» y del «bloqueo criminal imperialista»-, Venezuela «rompió récords de igualdad, bienestar, seguridad y justicia social, en salud, educación, vivienda, salario», y además, «se le enseñó al pueblo a leer, a escribir (y) a construir su propia consciencia».

Reiteró que fueron «10 años gloriosos para Venezuela», pero también para otras naciones «de América Latina y el Caribe».

«El comandante Chávez, junto a (Luiz Inácio) Lula (da Silva), (Cristina) Kirchner, Pepe (Mujica), (Rafael) Correa, Evo (Morales), Daniel (Ortega), Fidel (Castro), Raúl (Castro), fundaron la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, la Unión de Naciones Suramericanas, Petrocaribe y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América», señaló.

EL FASCISMO

En estos tres días, el oficialismo celebró también, en honor a Chávez, la Cumbre Internacional Contra el Fascismo, que contó con la participación de 200 invitados de 52 países, que recordaron el momento histórico de 2002 y la «lucha» de un pueblo por la reposición de su presidente tras el golpe de Estado.

El canciller Félix Plasencia, uno de los organizadores del evento y quien, además, se encargó de la inauguración y clausura del evento, calificó como «vergonzoso» el intento de derrocar al mandatario y atentar contra la democracia de un país que había elegido a su presidente por la vía electoral.

Recordó que, el golpe de hace 20 años fue un acto «vergonzoso, traidor, contra una propuesta que saldaba la deuda histórica del daño hecho a la mayoría de los venezolanos, a quienes se les había apartado de sus derechos a una vida armoniosa, de felicidad, en paz y digna».

Durante la tarde del martes, el cónclave contó con la participación de Maduro, quien hizo un repaso histórico por los días 11, 12 y 13 de abril de 2002, y narró cómo vivió el país aquellas jornadas de incertidumbre hasta el regreso del entonces mandatario.

 

Redacción SNPD con
información de Efe noticias