Un reciente trabajo realizado por el portal de noticias El Pitazo, muestra cómo los prisioneros mantienen comunicación con el exterior, logrando manejar un negocio -según el Observatorio Venezolano de Prisiones- de hasta cuatro millones de dólares anuales, producto de actividades ilícitas.

Una fuente consultada por el equipo de corresponsales de este medio de comunicación, aseguró que una de las «estafas de moda» es que los delincuentes se hacen pasar por funcionarios de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), o de alguna empresa telefónica y piden a sus víctimas, a través de llamadas telefónicas, que entreguen un código que acaba de llegarles con el presunto fin de actualizar el equipo a tecnología 5G o aportar otro beneficio. 

Al enviar la combinación a los estafadores, estos logran robar la dirección de Whatsapp y de allí en adelante usurpar la identidad. 

Otra fuente militar entrevistada, que formó parte de los custodios entre 2015 y 2020, declaró que en su primer año de funciones los centros penitenciarios tenían inhibidores de señal que inutilizaban teléfonos móviles y aparatos electrónicos, sin embargo, su duración fue de tres meses. 

Señaló que estos aparatos, en principio, fueron muy buenos, porque dejaban sin señal a los privados de libertad, pero también a las autoridades que trabajaban en ese sector: director del penal, subdirector y jefe de régimen.

Dada las dificultades de comunicación -agrega- decidieron quitar los artefectos de áreas estratégicas y los colocaron solo en garitas. 

«A partir de ese momento, el personal profesional se prestaba para dañar los equipos, picaban los cables, enchufaban y desenchufaban con la finalidad de dañar el aparato», expresó la fuente.

Otra modalidad utilizada, según reseña el trabajo periodístico, es usurpar la identidad de Bank of America, a través de correos electrónicos, para solicitar transacciones vía Zelle. 

Está otro modus operandi llamado «estafa nigeriana». Según este procedimiento, escribe una persona desde el exterior haciéndose pasar por una empresa de inversionistas, mostrando luego unos planes de inversión. Expertos alertan que este tipo de estafas tiene ciertas fallas, porque se habla de una cantidad exorbitante de dinero que ganarás con una mínima inversión. 

Para leer el reportaje completo haga clic aquí