Upata. – Cortes y falles en la energía eléctrica ponen alerta a los habitantes del municipio Piar, quienes manifestaron que están cansados de la situación, además señalaron que el gerente de Corpoelec en la localidad, hace caso omiso a las denuncias emitidas diariamente, mientras que, en las oficinas de la empresa, nadie da respuestas a muchas solicitudes que hacen varias familias.

Al entrevistar a los afectados comentaron que han perdido sus aparatos electrodomésticos a consecuencia de un apagón, bajón o corte de la energía eléctrica, “los encargados para el buen funcionamiento del servicio no se preocupan por resolver esta problemática que ha venido afectando a muchas familias, las cuales han tenido perdidas en sus artefactos”, explicó Norberto Lara.

Añadió el vecino que el servicio se ausenta por varias horas y esto ha traído consecuencias, malestares en los habitantes, comerciantes y entidades bancarias, “muchos años son lo que llevan las subestaciones sin realizarle el mantenimiento que requieren, al igual que a las guayas, existen muchas comunidades que se les dañaron los transformadores y están a la espera de la sustitución”, acotó.

Avisar con anticipación

Juan Barrios, señaló que los funcionarios de Corpoelec deben pasar un circular con anticipación anunciando el día que se suspenderá el servicio, así muchos ciudadanos tomarían las previsiones y se evitaría que sigan dañándose los aparatos electrodomésticos, “Corpoelec se lava las manos, pues, nadie da respuestas a las perdidas causadas, es necesario que la empresa tenga seriedad y evite realizar cortes sin antes anunciarlo”.

Una vecina del sector 3 de mayo resaltó que, desde la noche del día de ayer viernes, se ausentó la energía eléctrica y aún no se ha restablecido, “aquí residen niños de meses, adultos mayores y personas que están atravesando la enfermedad del Covid-19, y el corte desprogramado lo están afectando mucho”, expresó Reina Valdez.

Entre los sectores afectados están; San Antonio, 17 de mayo, Las Malvinas, Calle Bolívar, casco central, Coviaguard, Caramuca, entre otros. De igual manera, los comerciantes también se quejaron y enfatizaron que no pueden mantener las plantas eléctricas encendidas por tiempo indeterminado, por lo que ha traído consecuencias en los productos fríos y cárnicos.

 

Indira Zamora