Mogadiscio, Somalia. El presidente de Somalia, Mohamed Abdullahi Mohamed Farmaajo, solicitó hoy a los legisladores revertir la ley por la que se extendía su mandato dos años y refrendar el acuerdo de septiembre de 2020 para la celebración de elecciones.

«La razón por la que volvemos a este acuerdo es que fue apoyado unánimemente por el foro consultivo nacional con el fin de salvar al país de la inestabilidad política y dirigirse urgentemente a unas elecciones acordadas conjuntamente», declaró hoy Farmaajo en una comparecencia en la Cámara del Pueblo (Cámara baja del Parlamento) según declaraciones recogidas por el portal local Hiiraan Online.

El presidente saliente anunció que el primer ministro, Mohamed Hussein Roble, quien se había posicionado en contra de la extensión de su mandato, dirigirá la preparación, implementación y la seguridad de las elecciones «de modo que puedan tener lugar en un ambiente pacífico y estable».

El pasado 28 de abril, Farmaajo cedió a la presión de la oposición y la comunidad internacional y anunció que rechazaba extender su mandato de dos años, que venció el pasado 8 de febrero, después de que el día 12 la Cámara del Pueblo votara a favor de prorrogarlo y al día siguiente el propio presidente firmara la ley.

El Senado había rechazado la extensión del mandato al considerarla inconstitucional por carecer de la aprobación de ambas cámaras del Parlamento.

Esta resolución contradecía el acuerdo del 17 de septiembre de 2020, firmado por el presidente y los líderes regionales, que establecía una hoja de ruta para la celebración de unas elecciones que deberían haberse desarrollado en febrero, pero que se han retrasado ya en dos ocasiones desde diciembre de 2020 por desacuerdos políticos.

La situación ha provocado una grave crisis política en el país y el 25 de abril estallaron en Mogadiscio tiroteos en un enfrentamiento entre facciones opuestas del Ejército -a favor y en contra de la extensión del mandato-, que dejaron al menos 13 muertos y 22 heridos, la mayoría militares, según confirmaron a Efe fuentes médicas.

La embajada británica en Mogadiscio instó este jueves a las autoridades somalís a entablar «conversaciones urgentes sin condiciones previas» y declaró su preocupación de que no avanzar rápidamente hacia unas elecciones «pueda generar una mayor inseguridad en Mogadiscio y otros lugares».

Desde este lunes, Mogadiscio permanece en calma pero, según medios locales, tanto las fuerzas leales a Farmaajo como las que apoyan a la oposición mantienen posiciones estratégicas y muchos ciudadanos se han ido de sus casas por miedo a la violencia.

Somalia vive en un estado de guerra y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barre, lo que dejó al país sin Gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas y señores de la guerra, como el grupo yihadista Al Shabab que controla áreas rurales del centro y sur del país.

EFE noticias