Continúan los trabajos en los terrenos de Villa Africana

Ciudad Guayana.-  Residentes de Villa Africana denuncia la invasión ilegal de uno de los espacios de recreación que se encuentra en la zona, aseguran que los trabajadores de la obra los insultan y amenazan para que detengan las denuncias.

Sin embargo, los habitantes del sector se niegan a dejar que ganen terreno debido a que la construcción de nuevas casas en el lugar podría ocasionarles problemas en el futuro, a pesar de sufrir amenazas e insultos por parte de las personas que trabajan en el terreno siguen exigiendo que paren las construcciones.  

Los vecinos explicaron para Soy Nueva Prensa que estas obras se trata de una toma ilegal de los terrenos de protección y equipamiento de la urbanización, algo que de acuerdo con las declaraciones es una lucha que han tenido desde hace varios años y por lo cual hasta los momentos nunca les han presentado los papeles legales que aseguraban que podían realizar la construcción en el lugar.

También han publicado comunicados donde explican en profundidad que los terrenos no son aptos para construir debido a que la zona posee los colectores de agua de lluvia del sector.

El comunicado presentado el 13 de mayo a través de una cuenta de Instagram creada específicamente para las denuncias de los vecinos dio a conocer la información  que el 12 de mayo el ingeniero, concejal por la parroquia Universidad, y jefe de la División de Regulación Urbana de la Cámara Municipal del municipio Caroní, Giovanni Barrios  junto a dos representantes de la Alcaldía acudieron a la urbanización gracias a las constantes reclamos enviados sobre el problema de la construcción.

“Estos espacios no son aptos para construir porque por ahí pasan colectores de agua de lluvia de Villa Africana, Villa Asia y zonas adyacentes, además el tipo de terreno no es apto para construir soluciones habitacionales. Por otra parte la construcción de viviendas en ese terreno colapsaría nuestros servicios públicos como: agua, electricidad, aseo, telefonía, Cantv, entre otros servicios”, informó el comunicado.

También que una vez el ingeniero Barrios terminó con la inspección del avance de las obras y hablar con los vecinos comunicó que elevaría el caso a la Cámara Municipal de igual forma, exigió en el momento paralizar la construcción. Sin embargo, “los invasores hicieron caso omiso de esta orden y siguieron trabajando”.

Yaritza Castillo, residente de Villa Africana y con una profesión de ambientalista alegó que una de sus mayores preocupaciones era la desmedida desforestación que estaba teniendo la zona a causa del trabajo que estaban realizando.

“Desde hace dos meses empezaron a talar y quitar los árboles. Esas personas nunca tuvieron permiso de reforestar. Ese lugar funcionaba para las actividades que hacíamos los vecinos como reuniones de la iglesia o cuando los niños querían salir a jugar, ahora el calor es insoportable por la falta de todos los árboles que quitaron”, dijo.

Agregó que los vecinos se han esforzado los últimos dos meses en tratar de detener la obra. Han enviado cartas a todas las entidades pertinentes como la Alcaldía del municipio Caroní.

“Nosotros siempre hemos trabajado bajo los caminos legales, son ellos los que no dan respuesta, ni siquiera sabemos quién está detrás de esta obra junto con saber que son pocos los beneficiados los que tendrán esas casas. Este misterio es lo que hace que desconfiemos aún más”, dijo.

Añadió que en última instancia llevarían el caso a la Fiscalía junto con todas las pruebas que han recolectado hasta el momento para detener por completo la construcción y “salvar” de alguna manera posible sus espacios.

Ruth Meyerowitz