Maripa.-Dos delincuentes capturados por doble homicidio que supuestamente perpetraron en el asentamiento campesino Canaguapana, parroquia Moitaco, municipio Sucre.

Carlos Manuel Guzmán de 13 años de edad, estudiante y Jean Carlos Lozano Farías de 37 años de edad, murieron golpeados y tiroteados, después sus cadáveres fueron sepultados en un sitio aislados de la Finca Calderón.

Padre e hijo salieron a cazar, sin embargo, ambos fueron sorprendidos por Javier Antonio Gómez Vargas de 39 años, apodado “El Colombiano” y Fidel José Martínez de 40 años, alias “El Joseito”, después de agredirlos con objetos contundentes procedieron a tirotearlos.

El doble crimen aconteció el día 28 de julio, pero los cuerpos son ubicados el día 31 del mismo mes, en avanzado estado de descomposición, con lesiones en diversas partes del cuerpo y heridas por armas de fuego.

Cuenta pendiente

Días antes de morir padre e hijo, tuvieron una discusión por una mujer, situación que posteriormente les costó la vida a ambos ciudadanos.

“El Colombiano” y “El Joseito”, acecharon a sus víctimas, hasta que consiguieron el momento para liquidarlos y después desaparecer los cadáveres en una zona boscosa.

Detectives del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, se trasladaron hasta la zona campesina para pesquisas sobre el doble asesinato.

Javier Antonio y Fidel José, ambos agricultores como principales sospechosos fueron capturados, ambos quedaron convictos y confesar tras indicar el sitio en donde sepultaron a las víctimas.

Los sujetos enseguida quedaron a la orden del Ministerio Público, imputados por diversos delitos.

Habitantes del sector Canaguapana, pidieron todo el peso de la ley para los asesinos, cuyos delincuentes se ensañaron del adolescente, también del padre.

Bladimir Martínez Ladera
[email protected]