Capitán Mogollón, los abogados José Gregorio Beria, Milangel Areyan, General Benavidez Torres presidente de la comisión presidencial para la Revolución Judicial y Katy Alayon

Puerto Ordaz.-Designación de magistrados en el Tribunal Supremo de Justicia y nuevos juristas de la Inspectoría de Tribunales, “es un paso importante para la transformación del sistema de justicia en Venezuela”, indicó el abogado, José Gregorio Beria, defensor de los derechos humanos y dirigente del Partido Socialista Unido de Venezuela.

Declaraciones del experto en derecho penal, ocurren luego de la juramentación de las nuevas autoridades del TSJ, cree que es el momento de rescatar esos espacios que se perdieron y que “ocupan mafias que convirtieron el sistema de justicia en un negocio, inhumano y bochornoso”, acotó.

Beria es coordinador del Congreso Bicentenario de los Pueblos Capitulo Derechos Humanos en Guayana; también asesor de la comisión presidencial para la Revolución Judicial que encabeza Benavides Torres, el doctor Manzul Hildemaro González, Miguel Plaz, Francisco Natera, Kety Alayon, Milangel Areyan, entre otros.

“Es un trabajo arduo y difícil de transitar, sin embargo, hemos dado la pelea junto a diputados de la Asamblea Nacional y familiares de los procesados”.

Centros de reclusión

En dos centros preventivos de reclusión visitados por la comisión se han otorgado 1.100 medidas cautelares, también libertades.

Los beneficios se han producido en menos de tres meses, “tratamos de construir un sistema que sea justo, sin trabas, humano y sin distensión, todo procesado tiene el mismo derecho, independientemente de la presunción del delito por el cual sea encausado por un tribunal”.

José Gregorio, dijo que la depuración seguirá en las instituciones judiciales, ministerio público y cuerpos de policías, “Venezuela requiere de un sistema judicial transparente, eficiente y que tome en cuenta al más desposeído. Sabemos y confiamos que cesarán las mafias, tanto en el poder judicial como en los cuerpos de seguridad”.

Apuntó, que la mala interpretación de la justicia, “es lo que genera los retardos procesales, e incrementa el número de penados en cárceles y centros preventivos de reclusión.

Bladimir Martínez Ladera

[email protected]