Sao Paulo, Brasil. La generación más laureada del Flamengo, con más títulos incluso que la ‘Era Zico’, luchará este sábado ante Athletico Paranaense por su segunda Copa Libertadores en los tres últimos años, después de pasearse en las rondas eliminatorias.

El delantero brasileño Gabriel Barbosa ‘Gabigol’ y el mediapunta uruguayo Giorgian de Arrascaeta lideran la constelación de estrellas que ha conseguido reunir el conjunto carioca para delirio de una afición que espera cerrar la temporada con broche de oro.

El proyecto iniciado en 2019 a golpe de talonario, después de vender varias de sus estrellas incipientes, como Vinícius Júnior o Lucas Paquetá, sigue más vivo que nunca.

NUEVOS ‘GALÁCTICOS’

Ahora además reforzado con viejos conocidos del fútbol europeo como el defensa central David Luiz o el centrocampista chileno Arturo Vidal, a los que hay que sumar Éverton ‘Cebolinha’, de vuelta a Brasil tras su discreto paso por el Benfica portugués.

En estos tres años ha sabido reciclar la defensa, en la que aún sobrevive Filipe Luís, exjugador del Atlético de Madrid, Chelsea y Deportivo de La Coruña; y el centro del campo con la ascensión del prometedor volante Joao Gomes, tras el adiós de Gerson y Willian Arao.

Pero el ataque permanece casi intacto con ‘Gabigol’, Giorgian De Arrascaeta, Éverton Ribeiro y Bruno Henrique, cuya lesión de gravedad provocó la irrupción esta temporada de Pedro, hoy candidato para ir al Mundial de Qatar con la selección brasileña.

Porque la gran explosión de este año ha sido la de este delantero brasileño de 25 años al que una grave lesión de rodilla le impidió ir al Real Madrid cuando militaba en el máximo rival del ‘Fla’, el Fluminense.

En su regreso a Río de Janeiro, después de una breve aventura en el Fiorentina italiano, ha demostrado ser una apuesta segura de gol. Lleva 12 goles en los 12 partidos de Libertadores, a falta de la gran final.

El equipo carioca tuvo una fase de grupos relativamente sencilla (5 victorias y 1 empate) con el Talleres argentino, el Universidad Católica chileno y el Sporting Cristal peruano.

En octavos apabulló al Deportes Tolima colombiano con un global de 8-1, siete ellos en el Maracaná; en cuartos se impuso al Corinthians, uno de sus grandes adversarios en Brasil, ganando los dos partidos y dejando su portería a cero; y en semifinales arrasó al Vélez Sarsfield con un 0-4 de entrada en territorio argentino.

Entre medias de la competición, una repentino cambio en el banquillo, con la destitución del portugués Paulo Sousa, exseleccionador de Polonia, y el arribo del brasileño Dorival Júnior.

Invicto en todo el torneo, el cambio de entrenador no les ha impedido alcanzar la final, la tercera de las últimas cuatro ediciones.

Alzó el título en 2019, cuando derrotó a River Plate 2-1, con dos goles de ‘Gabigol’ en el último suspiro; y se quedó con la miel en los labios en 2021, que entronizó por segundo año seguido al Palmeiras (2-1).

En esa última final, por cierto, también marcó ‘Gabigol’.

CON LA MORAL POR LAS NUBES

A la final de este 2022 llegan además con un nuevo título en el bolsillo: la Copa de Brasil.

Los dirigidos por Dorival Júnior ganaron el torneo del KO en un igualadísimo duelo con el Corinthians, al que, a diferencia de la Libertadores, no le vencieron ni en la ida (0-0), ni en la vuelta (1-1).

En la tanda de penaltis sí estuvieron más acertados para sumar el décimo título de ‘Gabigol’ y compañía, superando los nueve que ganó el elenco liderado por Arthur Antunes Coimbra, más conocido como ‘Zico’, entre finales de los 70 y principios de los 80.

Desde 2019, el cuadro rojinegro ha logrado una Libertadores (2019), dos Ligas (2019 y 2020), dos Supercopas de Brasil (2020 y 2021), una Recopa Sudamericana (2020), una Copa de Brasil (2022) y tres Campeonatos Cariocas (2019, 2020 y 2021).

Efe deportes