Doha, Catar. No duden de Brasil, la pentacampeona ya está aquí. La derrota ante Camerún solo sirvió para espolear a un grupo unido en torno a Tite, un bloque que saltó y vibró con cada gol asestado a la pobre Corea del Sur, maltratada en Catar ante la mejor exhibición de fútbol, aunque solo durara una parte, que se ha visto en estos octavos de final (4-1).

Con la vocecita en la nuca: «Perdisteis ante Camerún», los brasileños se rebelaron, destrozaron a Corea del Sur con los goles de Vinícius, Neymar, Richarlison y Lucas Paquetá y mandan un mensaje: «queremos la sexta estrella».

Ya se pueden destruir todos los argumentos que apuntan a Tite como un técnico defensivo. Confió en Neymar titular y lo arropó con la clase de los Paquetá, Vinícius, Richarlison, Raphinha y un Casemiro imperial, y Brasil danzó al ritmo de los jugadores más alegres del torneo.

La fiesta, mientras sonaban los tambores coreanos en la grada, la comenzó Raphinha, con dos regates en una baldosa; el primero para abrirse hueco y dar continuidad a la jugada, el segundo para desembarazarse del defensa y entrar en el área con espacio por delante. Su centro raso no lo enganchó Neymar en el punto de penalti, lo frenó Vinícius completamente solo. Pisó la pelota y pareció empantanarse. Todo lo contrario. Con calma, mientras los defensas trataban de parar el tiempo encimándole, acomodó la pelota con el interior en un ángulo. Un golazo impensable para él hace no tanto.

Para el 2-0, Jung se llevó por delante a Richarlison, le atropelló dentro del área y posibilitó que Raphinha le cediera el penalti a Neymar con un abrazo. El ’10’, tras una carrera interminable y un juego mental con el portero, definió con la sangre fría de quien se sabe el mejor y se quedó a un tanto de igualar a Pelé.

Era cuestión de puntería, aunque Brasil confiaba más en la magia. Para prueba, el tercero, nacido de cuatro toques, sí, cuatro, de cabeza de Richarlison a 25 metros del área. Bajó la pelota tras la cabriola y abrió una combinación al primer toque con Marquinhos y Casemiro. Este último, con un pase de mediapunta, de esa figura en peligro de extinción, le dejó en boca de gol.

– Ficha técnica:

4 – Brasil: Alisson (Weverton, m.80); Militao (Alves, m.63), Marquinhos, Silva, Danilo (Bremer, m.72); Casemiro, Paquetá; Neymar (Rodrygo, m.81), Raphinha, Richarlison y Vinícius (Martinelli, m.72).

1 – Corea del Sur: Seung-gyu Kim; Moon-hwan Kim, Min-jae, Young-gwon Kim, Jin-su Kim (Hong Chul, m.46); Lee Jae-Sung (Kang-in Lee, m.74), In-beom Hwang (Paik Seung-Ho, m.65), Woo-young Jung (Son Jun-Ho, m.46); Hee-chan; Son y Gue-sung Cho (Hwand Ui-Jo, m.80).

Goles: 1-0. m.7: Vinícius. 2-0, m.13: Neymar, de penalti. 3-0, m.29: Richarlison. 4-0, m.36: Paquetá. 4-1, m.76: Paik.

Árbitro: Clement Turpin (FRA). Amonestó a Jung (m.44) por parte de Corea del Sur.

Incidencias: Partido correspondiente a los octavos de final del Mundial de Qatar 2022 disputado en el Estadio 974 de Doha ante 43.847 espectadores.