La víctima fue hallada en su vivienda, junto a su hija, sin signos vitales. Foto: Níger

San Félix.-Pedro Mayorca, encontró el cadáver de su hija y el de su nieta, luego que llamó a la primera a su teléfono celular en reiteradas oportunidades. El doble crimen ocurrió en la invasión El Chispero del sector Raúl Leoni en San Félix, en horas de la mañana de este viernes 17.

Yanetsi Mayorca y su hija de 11 años, se hallaban sin signos vitales en una de las habitaciones de la vivienda. Al parecer, murieron estranguladas, el asesino les pasó una sábana por el cuello, a ambas, hasta dejarlas sin aliento.

El padre de la fémina no sabía de su hija desde el día miércoles. La llamó a su móvil y no respondió, el hombre angustiado se dirigió desde el sector Pinto Salinas, hasta el domicilio de su hija, en la invasión antes mencionada.

Una vez en la residencia golpeó la puerta varias veces y nadie abrió, nuevamente la llamó a su teléfono, hasta que decidió fisgonear por la ventana y vio el cuerpo de su hija encima de la cama.

El infortunado hombre desesperado pasó por el techo y llegó hasta la alcoba. Su hija se hallaba sin vida en su lecho, también en ropa interior, amarrada de pies y manos; mientras que el cuerpo de su nieta se encontraba tirado a la pata de la cama.

Tanto a la madre como a la hija les taparon la boca con un pedazo de tela, para evitar que vecinos escucharan los gritos.

Se presume que Yanetsi, fue violada por su victimario, o sus victimarios, igual golpeada. No se sabe si llegaron a abusar de la menor, a los cadáveres no se les apreciaron heridas cortantes; tampoco por arma de fuego.

Expertos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, se hicieron presentes, en tanto que funcionarios del Centro de Coordinación Policial Simón Bolívar y efectivos de la Guarida Nacional, custodiaron la escena del crimen.

Sabuesos de la policía judicial colectaron algunas evidencias criminalísticas de interés que hallaron en la escena del crimen. Manejan varias hipótesis, desde una venganza, a un posible robo.

Lugareños, decidieron guardar silencio, hubo hermetismo en la invasión. Algunos locales, indicaron que conocían a la mujer, ella trabajaba pintando uñas en zona comercial de San Félix, detrás del Centro Comercial El Centro.

La dama tenía dos puestos con algunos empleados. Era viuda, su esposo murió en enero de este año en curso, supuestamente tras enfrentarse a una comisión de las Fuerzas de Acciones Especiales.

Bladimir Martínez Ladera
[email protected]