Evangelio del Día. Lucas 12,1-7

132

«En aquel tiempo, miles y miles de personas se agolpaban hasta pisarse unos a otros. Jesús empezó a hablar, dirigiéndose primero a sus discípulos: «Cuidado con la levadura de los fariseos, o sea, con su hipocresía. Nada hay cubierto que no llegue a descubrirse, nada hay escondido que no llegue a saberse. Por eso, lo que digáis de noche se repetirá a pleno día, y lo que digáis al oído en el sótano se pregonará desde la azotea.

A vosotros os digo, amigos míos: no tengáis miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden hacer más. Os voy a decir a quién tenéis que temer: temed al que tiene poder para matar y después echar al infierno.

A éste tenéis que temer, os lo digo yo. ¿No se venden cinco gorriones por dos cuartos? Pues ni de uno solo se olvida Dios. Hasta los pelos de vuestra cabeza están contados. Por lo tanto, no tengáis miedo: no hay comparación entre vosotros y los gorriones.»

  Reflexión: Por el Servicio de Animación Bíblica de la Diócesis de Ciudad Guayana. Responsable: Luis Perdomo.

 La Iglesia Universal celebra hoy la fiesta, entre otros santos, en honor a Santa Teresa, de JESÚS, Virgen y Doctora de la Iglesia. Nació en Ávila, España, el 28 de marzo de 1515. Su nombre es Teresa de Cepeda y Ahumada. Reformadora del Carmelo, Madre de las Carmelitas Descalzas y de los Carmelitas Descalzos. 

Murió el 4 de octubre de 1582 y la enterraron al día siguiente, el 15 de octubre. ¿Por qué esto? Porque en ese día empezó a regir el cambio del calendario, cuando el Papa añadió 10 días al almanaque para corregir el cambio del calendario Juliano al Gregoriano. Fue beatificada por Pablo V en 1614, canonizada por Gregorio XV en 1622, y nombrada doctora de la Iglesia Universal por Pablo VI en 1970.

La primera mujer de las tres actuales doctoras de la Iglesia. Las otras son Santa Catalina de Siena y otra carmelita descalza: Santa Teresita del Niño Jesús. Es la patrona de los escritores católicos.

Y la liturgia diaria, nos presenta al Evangelio de Nuestro Señor JESUCRISTO según San Lucas, capítulo 12, del verso 1 al verso 7. Que se inicia con una gran advertencia que JESÚS hace a sus discípulos: «Cuídense de la ideología que les ofrece el fariseísmo». Con lo que hay que tener claro, que el Maestro no la ha emprendido contra los fariseos como personas, sino con lo que ellos defienden, validan y predican. Y es muy probable que JESÚS llame la atención de sus discípulos, porque muchos de ellos se sentían atraídos por el estilo de vida de los fariseos.

La respuesta a esta desviación JESÚS la sustenta con tres temas bien específicos: Primero: frente a los fariseos que sobrevaloran su propia doctrina y desprecian incluso lo bueno de otros grupos que hacen vida en su comunidad, JESÚS destaca que es mejor Ser que parecer. Ya que no es suficiente con aparecer como justos, sino que hay que actuar en coherencia con las exigencias de la justicia. Segundo: el Temor de DIOS, no debe de ser un miedo hacia Él, sino más bien un reconocimiento a Su Poder para Reafirmar la Vida en especial cuando está amenazada por la violencia humana. Y por eso es que el cristiano debe de ser consciente de la presencia del mal en el mundo y del poder del maligno no solo para destruir el cuerpo, sino también el alma.

Tercero: el cristiano debe de tener presente que el Plan Salvífico de DIOS Restaura lo que los intereses mezquinos de la humanidad pretenden tirar en el anonimato, ya que el conjunto de la enseñanza que nos presenta la Sagrada Escritura, nos ayuda a entender cómo se contraponen los Valores del Reino, con los intereses humanos. Y es que mientras en la concepción humana se valora la imagen pública, el Evangelio exalta la coherencia íntima. Mientras el pensamiento común minimiza la injusticia, el Evangelio por su parte advierte sobre el alcance real de la maldad en el mundo.

 Al confrontarnos con el texto, vemos que la advertencia de JESÚS, en torno a la desviación conductual de la dirigencia religiosa de su pueblo sigue vigente hoy para todos los que nos consideremos sus seguidores. JESÚS también nos ayuda a tener claridad frente al Temor de DIOS y al miedo, aptitud intrínseca de todos los seres humanos, y que, a lo largo de la historia, los sectores dominantes han sabido utilizar en detrimento del resto de la humanidad.

 Es eso lo que nos hace tener miedo de todo tipo, algunos le tememos a las alturas, otros a la soledad. Cada quien tiene un animal o un insecto al que temerle. La mayoría le tenemos miedo a lo desconocido y por eso preferimos que las cosas sigan tal como están. Pero en lo que sí pareciera que hay unanimidad es en el temor a la muerte, muestra de ello, es esta pandemia que nos ha puesto contra la pared, y que si a eso le sumamos la caótica situación que vivimos los venezolanos, solo nos queda expresar lo que dice el refrán: «El Señor nos agarre confesados», pero ni eso podemos hacer, porque nuestros hermanos sacerdote también están enclaustrados y no tenemos la posibilidad de hacerlo con la frecuencia debida.

 Por eso es que JESÚS quiere animarnos para que descubramos la Acción de DIOS, a lo largo de la historia, teniendo una lectura asidua y correcta de la Sagrada Escritura, confrontándola con nuestras realidades terrenas. De esa manera encontraremos la Fuerza necesaria para no temerle a las estructuras fácticas del poder que atentan contra la vida terrenal, ni tampoco a las fuerzas del maligno, que atenta contra la Vida Eterna. Porque al tener una lectura correcta de la Sagrada Escritura asistidos por el Espíritu Santo, para cumplir lo que allí está escrito, lograremos comprender lo que es tener Temor de DIOS y Su Amor por cada uno de nosotros, lo que nos hace más importantes que los pájaros y es lo que nos blinda frente al maligno.

Señor JESÚS, ayúdanos a mantenernos fieles a Ti que Eres el Señor de la Creación y de la historia, para vencer los miedos que nos hacen actuar de manera contraria a Tu Proyecto de Vida, que vence las injusticias, los egoísmos y las exclusiones. Amén.

 

Luis Perdomo