Evangelio

En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba, llegó un jefe de los judíos, se postró delante de él y le dijo: «Mi hija acaba de morir, pero ven, pon tu mano sobre ella, y vivirá.»

Jesús se levantó y lo siguió junto con sus discípulos. Mientras iba de camino, una mujer que desde hacía doce años padecía hemorragias, se acercó por detrás y tocó el fleco de su manto. Pues ella pensaba: «Con solo tocar su manto, me salvaré.»

Jesús se dio vuelta y, al verla, le dijo: «Ánimo, hija; tu fe te ha salvado.» Y desde aquel momento, la mujer quedó sana. Al llegar Jesús a la casa del jefe, vio a los flautistas y el alboroto de la gente.

Entonces les dijo: «Váyanse, la niña no ha muerto, sino que está dormida.» Ellos se burlaban de él. Después que echaron a toda la gente, Jesús entró, tomó a la niña por la mano, y la niña se levantó. El hecho se divulgó por toda aquella región.

Reflexión del Evangelio

La Iglesia universal celebra hoy, la fiesta entre otros santos, en honor a Santa Priscila, cuya fiesta fue instituida el año 112 por el Papa Evaristo, y tradicionalmente se considera como la primera mujer cristiana martirizada en occidente, asesinada durante la persecución de Claudio y enterrada en la catacumba de Priscila.

Desde siglo VIII comenzó a identificarse con Santa Aquila, de modo que el título original fue cambiado a Aquililae et Priscae.

La liturgia diaria medita los textos de: Os 2,14-16.19-20; Sal 113; y el Evangelio de Nuestro Señor JESUCRISTO, según San Mateo capítulo 9, desde el verso 18 al 26.

Este narra dos milagros hechos por JESÚS, se trata de la curación de la hemorroísa y la reanimación de una niña que había fallecido. Ambos milagros también son recogidos por los otros evangelistas sinópticos, cada uno con sus propias particularidades.

En Mateo la narrativa se centra en la reanimación de la niña a pesar de que también dedica dos versículos al tema de la hemorroísa.

Para Marcos y Lucas, la niña está en agonía, para Mateo ya ha muerto, lo cual hace resaltar la Fe del padre y poder taumatúrgico de JESÚS, quien en el camino salva a la mujer que sufría flujo de sangre, una enfermedad que lo contaminaba todo.

Llegando a la casa escucha la música fúnebre y las lamentaciones de la gente, tal como era la costumbre de su época.

Jesús interrumpe

JESÚS interrumpe todo aquel alboroto, afirmando que no es para tanto, ya que la niña no está muerta sino dormida. Todos los presentes se burlaban de Él, preguntándose: ¿es que no sabe reconocer, ni siquiera los signos de la muerte?

JESÚS no les hace caso y con un gesto sencillo y palabras dulces, logra reanimar a la niña, quien se levanta como si nada hubiese pasado. Todos quedaron admirados e impresionados, por lo que la noticia se divulgó rápidamente.

Años más tarde, los cristianos de las primeras comunidades consideraban a la muerte como un sueño pasajero a la espera de la Resurrección, ellos también fueron objeto de las burlas de sus contemporáneos, pudiendo decirse que ni siquiera tenían consideración con sus muertos.

Poner en balanza

Al confrontarnos con el texto, y poner en la otra balanza, a la muerte, el acontecimiento por el cual todos tenemos que pasar, unos más temprano y otros más tarde, pero en definitiva es un hecho en el que nos equiparamos todos, ricos, pobres, negros, blancos, intelectuales y analfabetas.

Por eso es que los cristianos de todos los tiempos hemos de saber, que a pesar de que la muerte es un paso sentimentalmente poco entendible o comprensible, nuestra Fe en JESUCRISTO, Muerto y Resucitado, nos hace ver la muerte como un sueño o paso para el encuentro con Él en el Banquete de la Vida Eterna.

Seguramente también nosotros seremos objetos de burlas y de rechazo, por creer firmemente en la Resurrección y por aceptar la partida de un ser querido de una manera distinta a como lo hacen la mayoría de nuestros semejantes.

A esos rechazos respondamos con las Palabras de JESÚS: «Nuestro Dios, no es un Dios de muertos, sino de vivos». Un Dios que venció la muerte «para que tengamos vida en abundancia».

Señor JESÚS, infunde en tus discípulos de hoy, el gesto y la palabra oportuna para que seamos Testigos ante los hermanos que sufren, especialmente ante aquellos que han vivido la desaparición física de un ser querido, y Tu Espíritu Consolador les dé la fortaleza para sobrellevar este momento tan difícil que están viviendo.

Amén.

Luis Perdomo
Animador bíblico de la Diócesis de Ciudad Guayana

¡Síguenos en nuestras redes sociales y descargar la app!

Facebook X Instagram WhatsApp Telegram Google Play Store