Ezio Rojas / [email protected]

 

Corría el siglo VII y el imperio chino presentaba una idea innovadora dentro de la economía, el papel billete. Con la idea de facilitar el comercio y la movilización de valores, los encargados de la economía china consideraron la creación de un papel-moneda que respaldará los activos de oro y plata con los que se comercializaba en los mercados.

A pesar de que nació como una idea temporal ante la escasez de los minerales preciosos que estaba sufriendo China, la propuesta se mantuvo dentro del Imperio al demostrar que el comercio se movía de forma más rápida, segura y conveniente para las personas.

¿Saben cuánto tardó el resto del mundo en incorporar el papel moneda? ¡MIL AÑOS! Si, leyeron bien, ¡1000 LARGOS AÑOS! La primera generación de papel moneda en el mundo occidental se dio en Suecia en el siglo XVII y se emitió de forma privada por el Banco de Estocolmo. ¿No creen que nos tardamos demasiado para adoptar algo que hoy en día es “indispensable”?

Bastantes problemas que ocasionó el antiguo sistema de monedas de oro y plata. Todavía hoy existen galeones españoles hundidos en el Atlántico con cientos de kilos en monedas de oro. Miles de robos ocurrieron a convoyes cargados de minerales preciosos. Todo por no adoptar el sistema de respaldo en papel moneda, la última innovación del momento.

Ahora, seguro se preguntarán, ¿Qué tiene que ver toda esta historia con las criptomonedas? Pues bien, hoy en día las criptomonedas son el Papel moneda del siglo VII. Son la innovación, la evolución de como vemos el dinero en el mercado.

Así como el papel moneda aportaba mejor movilidad, seguridad y comodidad para realizar operaciones, las criptomonedas hoy son una mejora considerable a todo el sistema centralizado que tenemos hoy en día. ¿En que son una mejora?

  • Son un sistema más seguro. En medio de un mundo de constantes avances cibernéticos, la delincuencia 2.0 no se detiene. Los sistemas centralizados son más vulnerables a los ataques de delincuentes, sin importar la seguridad que puedan poseer. La tecnología Blockchain y la propuesta descentralizada genera que los hackeos sean mucho más difíciles y en algunas redes terminen siendo imposibles.
  • Emisión deflacionaria. ¿Qué es una emisión deflacionaria? Las monedas como el dólar o el euro, se emiten de forma constante, generando esto inflación y la consecuente pérdida de valor de las monedas que tengamos acumuladas. Todos en Venezuela conocemos muy bien los efectos de la inflación y sobre tema no hay que discutir más. Ahora bien, las criptomonedas tiene una política de emisión de moneda limitada. Una vez que se emite un determinado número de ellas, no se emiten más.
  • Son más cómodas de utilizar. El sistema bancario tradicional no tiene la capacidad para responder las necesidades del comercio actual. Sin operaciones los fines de semana, transacciones internacionales engorrosas y altas comisiones son totalmente contrarias a lo que exige el mercado hoy. Las criptomonedas no tienen estos límites. Cuentan con transacciones instantáneas, sin fronteras y con comisiones ínfimas.

¿Nos tardaremos otra vez mil años para darnos cuenta que la evolución del sistema monetario a las criptomonedas es necesaria? Espero personalmente que no, nuestro sistema económico nos pide a gritos que el cambio, solo así podremos expandir más nuestro comercio.