Fiscalía investiga a comandante del Fuerte Tarabay

Una comisión integrada por fiscales nacionales arribó al municipio Sifontes para investigar desapariciones forzosas, muertes extrajudiciales, violaciones de mujeres, robo y otros hechos delictuosos, supuestamente cometidos por soldados de la Brigada de Infantería de Selva, acantonada en Tumeremo

4791
Una de las víctimas del comandante del Fuerte Tarabay, pide que se haga justicia. Foto: Níger

Tumeremo.-En horas de la mañana del martes, arribó una comisión de la Fiscalía General de la República, a la población de Tumeremo. Funcionarios se encargarán de investigar una serie de denuncias realizadas por víctimas en contra del teniente coronel (Ej), Ernesto Solis, comandante del Fuerte Tarabay de esta localidad.

El fiscal 49, Yuleidis Pérez y 50 fueron comisionados para hacer las investigaciones correspondientes a las acusaciones de desapariciones forzosas, muertes extrajudiciales, violaciones de mujeres, abuso de autoridad, extorsiones, robo, entre otros delitos.

Trascendió que el fiscal de derechos fundamentales y fiscal indígena, al parecer se trasladaron a la zona minera La Iguana, en donde soldados del ejército han ingresado en reiteradas oportunidades, según para simular supuestos enfrentamientos.

Presencia del Ministerio Público, generó una movilización masiva de mineros artesanales que piden la destitución de Ernesto Solis, también que sea procesado por crímenes de lesa humanidad.

Cuentan que el teniente coronel, les dio un ultimátum para que abandonaran las minas. Yadira de Fermín, “la advertencia de Solis, es hasta el día 20 de este mes, nos amenazó que si en esta fecha no salíamos, iba a entrar a las fuerzas y no tendría clemencia con nadie y muchos serían los muertos.Los mineros y el pueblo salió a la calle, tomaron Tumeremo. Foto: Níger

Mineros piden trabajar

Más de 600 mineros protestaron en la Plaza Bolívar, piden al Gobierno nacional que los dejen trabajar. Delataron que el Ejército no les permite ingresar a las áreas mineras, “es lo único que sabemos hacer. En este pueblo no hay fuentes de empleos, no tenemos como llevar el pan a nuestros hijos, el mismo Gobierno, nos niega el derecho al trabajo”, expresó un padre de familia.

Apuntan que diariamente aumentan los productos de la cesta básica en dólares, sobre todo en los supermercados chinos y no tienen como cubrir esos precios, tienen meses que el Ejército no les permite ingresar a la mina “El Sindicato”, ni a la Iguana, mucho menos a Corregente.

Aydeth Rondón, siente pánico porque la crisis pudiera llevarlos a comerse entre uno y otros.

“De continuar la persecución y acoso contra los mineros, va pasar lo que ocurrió en Atenas. El Gobierno, entró a esta zona y masacró al pueblo, creo terror, para luego entregársela a empresarios”, afirmó Carmen Bolívar.

Explicó que el suceso se registró entre Sifontes y Roscio, fallecieron más de 28 mineros, “e incluso algunos fueron descuartizados, con el propósito de sembrar pánico. La matanza aconteció una noche, el día 4 de marzo de 2016, los cadáveres fueron trasladados en un camión volteo”.

Comunidad y mineros se quejaron por la persecución, hostigamiento de los militares

Hambre en Tumeremo

Yusmaira Guillen dijo que desde que llegó Ernesto Solis, “al municipio le cayó una maldición. Este hombre entra a las casas y permite que soldados viole a las mujeres, también mate a nuestros hijos”.

Denuncian que el gobernador del estado Bolívar, Justo Noguera se hace cómplice de los atropellos, al igual que el alcalde del municipio Vicente Rojas, “quien ahora, se encuentra en las minas y tiene todo el municipio descuidado. Las calles están llenas de huecos, no llega agua potable a las casas y las escuelas colapsadas”.

Otro de los problemas que ocurren en el referido pueblo es que los motorizados son perseguidos por los militares, algunos son extorsionados después que les retienen su vehículo de dos ruedas.

Mineros advirtieron que de permanecer el teniente coronel en el municipio, tendrán que tomar otras acciones más severas para obligar de esta manera que el Gobierno nacional, escuche a los trabajadores artesanales.

 

Bladimir Martínez Ladera
[email protected]