Barinas.- La Federación Nacional de Ganaderos (Fedenaga) y la Asociación de Productores Rurales del estado Barinas, encabezaron una asamblea de productores en la que alertaron la «anarquía» que sigue imperando en el campo barinés.

Voceros plantearon la necesidad de que el Estado venezolano actúe de manera firme contra las invasiones y ocupaciones ilegales de tierra. 

Armando Chacín, presidente de Fedenaga, reiteró el rechazo del gremio a que persista el conflicto de la tierra y subrayó que debe haber actuación inmediata de los entes competentes en resolver estos problemas que perturban la producción nacional. 

Armando Chacín, presidente de Fedenaga. Foto: cortesía

Chacín insistió en el compromiso de continuar presionando hasta que la «inacción del Estado» voltee la cara hacia el amparo de la poca producción que se mantiene en el país y con la que garantizan el plato en la mesa de todos y cada uno de los venezolanos.

Tras escuchar la realidad de una decena de productores víctimas de abigeato e invasiones, el productor denunció la «extorsión que de alguna manera aplican algunos funcionarios públicos para hacerse de lo que no es de ellos». También fustigó el desacato de los cuerpos de seguridad en los desalojos que resultan de decisiones de tribunales de la República. «Paz sin justicia no existe (…) cómo podemos hablar de paz, si no hay justicia», reflexionó.

También recordó que en medio del proceso de Diálogo y Reconciliación Nacional presentaron ante la Asamblea Nacional la Ley Penal de Protección a la Actividad Ganadera, con la vista puesta en la reducción de los conflictos del campo.  «No son delitos comunes lo que está pasando, están atentando contra la producción de alimentos y contra un país que bastante golpeado está», dijo para lamentar que hasta la fecha no han obtenido respuesta.

Al ahondar en el tema del abigeato y otros delitos, Chacín enfatizó que es necesario combatir la invasión como un hecho que entorpece la producción nacional. En este sentido, propuso la creación de un comité de víctimas para que empecemos a darle forma y manera a la recuperación del sector.

Caída de la producción en Barinas

Por su parte, José Labrador, presidente de AsoBarinas, recordó que tienen cuatro años luchando contra los atropellos a las familias productoras del campo barinés En este sentido, denunció el uso, desde entonces, de instrumentos como la Ley de Tierras de forma fraudulenta para apropiarse de unidades de producción. «Se metían en una finca, atacaban el productor, le quemaban la finca, le robaban los animales, les destruían las máquinas operativas y después denunciaban la tierra como ociosa», destacó para dar contexto a las situaciones de las que fueron víctimas.

Ante este panorama, el dirigente gremial responsabilizó por todas esta situación a grupos criminales que actúan bajo el nombre o figura de organizaciones campesinas. Dijo que todo esto ha ocasionado que Barinas, donde llegaron a sembrarse 70.000 hectáreas de maíz, hoy apenas este número supere las 8.000, lo que supone una reducción de casi 90%.

Antes de concluir su intervención, Labrador insistió en que creen en las instituciones y los organismos de seguridad del Estado hagan cumplir la ley y garanticen que se restituyan los derechos de quienes a diario siguen luchando por mantener al campo venezolano.  «Hoy queremos decir al Estado que esos productores aún tienen voluntad de trabajar, restitúyanle sus derechos», agregó.