Santo Domingo, República Dominicana. Antes del comienzo de la Serie del Caribe, los Gigantes del Cibao era primer candidato al título, en gran medida por su ofensiva a partir de figuras como Marcell Ozuna, pero el estelar jardinero de las Grandes Ligas no pudo poner la pelota detrás de la verja en todo el torneo.

Ozuna, quien jugó los seis partidos del conjunto dominicano en la Serie del Caribe, no pudo hacer su esperada selfi, en la que suele aparecer con sus compañeros luego de conectar un cuadrangular.

De hecho, a pesar de contar con poderío demostrado en el ataque, la formación dominicana fue la única que concluyó el torneo sin que ninguno de sus jugadores pegara de cuadrangular.

El equipo dominicano perdió el jueves por 4-1 en la final con los representantes de Colombia, Caimanes de Barranquilla, en el estadio Quisqueya Juan Marichal de Santo Domingo.

A pesar de no impulsar jonrón en la Serie del Caribe, el jugador de los Bravos de Atlanta fue todo un azote en el pasado campeonato de béisbol dominicano.

El estadio Julián Javier de San Francisco de Macorís, sede de los Gigantes, Ozuna conectó tablazos descomunales contra sus rivales, que no hicieron acto de presencia en el Quisqueya, reconocido como un estadio para lanzadores.

En varios de sus turnos al bate durante el torneo, Ozuna conectó la pelota con fuerza, pero la gran mayoría de estos batazos fueron atrapados por los jardineros en el espacioso estadio, que tiene 411 pies de distancia por el prado central.

Además de Ozuna, quien es reconocido por su poder para mandar la pelota lejos, el conjunto dirigido por el colombiano Luis Urueta, contó con el líder histórico en jonrones en la liga dominicana, Juan Francisco, y otros jugadores con poder al bate como Kelvin Gutiérrez, Henry Urrutia, José Siri o hasta el mismo Robinson Canó.

Canó ha señalado que no es jonronero, a pesar de que posee en su haber temporadas de 30 o más palos de vuelta completa en la gran carpa.

A pesar de la falta de jonrones, los bates dominicanos dominaron el torneo en total de extrabases con 17, en dobles con 13 y en triples con cuatro, pero su púbico se quedó en espera de poder celebrar el autorretrato de Ozuna.

EFE noticias