Caracas.- El Gobierno de Nicolás Maduro rechazó este miércoles la petición que hiciera más temprano la Oficina de Michelle Bachelet de liberar a las personas detenidas arbitrariamente, a raíz de la muerte del general Raúl Isaías Baduel. 

«En el país no existen personas detenidas arbitrariamente», fue la respuesta que ofreció el canciller de la República, Félix Plasencia, quien aseguró que «todas y cada una de la personas privadas de libertad se encuentran sujetas a procesos penales conducidos por los órganos del sistema de justicia, con todas las garantías para un juicio justo, sobre la base del debido proceso y el legítimo derecho a la defensa».

Asimismo, indicó que el «Gobierno venezolano garantiza a todas las personas privadas el disfrute de sus derechos humanos, incluyendo la debida atención  médica». 

En ese sentido, «lamentaron» que Bachelet ceda «a las presiones de aquellos sectores que pretenden seguir utilizando el tema de los derechos humanos con fines políticos, al tiempo que invisibiliza las reformas estructurales adoptadas por el Estado venezolano para fortalecer los derechos de las personas privadas de libertad».

«Hacemos un llamado a honrar la verdad y ajustar su desempeño a los principios de objetividad, no selectividad, imparcialidad, no injerencia en los asuntos internos y diálogo constructivo, como requisito indispensable para mantener y profundizar las relaciones de cooperación y asistencia técnica actualmente existentes», finaliza el comunicado del Ministerio de Exteriores chavista.