Atlanta, Estados Unidos.  Previo al Juego 5 de la Serie Mundial entre los Astros y los Bravos en el Truist Park, una de las baterías más famosas en la historia de la franquicia de Atlanta tuvo una pequeña “reunión” para lanzar la primera bola.

El derecho Greg Maddux, exaltado al Salón de la Fama en el 2014, realizó el pitcheo ceremonial a su “receptor personal” de tantos años en los Bravos, el venezolano Eduardo “Eddie” Pérez.

Maddux, quien ganó un total de 355 juegos a nivel de Grandes Ligas—194 de los cuales fueron con los Bravos entre 1993 y el 2003—siempre prefería tener un “cátcher personal” dedicado a él en sus tiempos en Atlanta. En su época con los Bravos, el puertorriqueño Javier López fue el receptor principal del club, pero fue Pérez quien recibió la mayoría de los envíos del derecho entre 1996 y 1999.

De hecho, Pérez—quien sigue fungiendo como asistente especial de los Bravos y coach uniformado en el terreno de juego—fue el cátcher que más recibió a Maddux en la brillante carrera del diestro. La pareja de batería tuvo colaboraciones en un total de 121 partidos, en los que el dúo logró efectividad de 2.52 en 832.1 entradas.

 

Redacción SNPD con

información de LasMayores.com