Esta iniciativa busca fortalecer los lazos de hermandad que existen entre las trabajadoras y trabajadores de la Corporación. Foto prensa CVG
Prensa CVG

Ciudad Guayana. Como parte de las políticas sociales que impulsa el Gobierno Bolivariano, orientadas a garantizar una mayor calidad de vida para la masa laboral de las empresas básicas, la Corporación Venezolana de Guayana -CVG- a través de la Oficina Corporativa de Recursos Humanos, organizó un compartir con un grupo de jubilados de la institución.

Esta iniciativa busca fortalecer los lazos de hermandad que existen entre las trabajadoras y trabajadores de la Corporación, en especial entre aquellos funcionarios que al término de sus actividades dentro de la institución, deben pasar a retiro, lo cual lejos de significar su desconexión con la empresa que les dio cobijo durante varias décadas, representa el inicio de una nueva etapa cargada de responsabilidades que impactan positivamente en el desarrollo de la misma.

Ameno almuerzo

Las instalaciones del Hotel Eurobuilding, fueron el escenario para que un grupo de jubilados disfrutaran de un ameno almuerzo, junto a las autoridades de CVG, donde se pudo compartir experiencias y planes a futuro en un clima de mucha alegría.

Tan simbólica oportunidad fue aprovecha por la gerente general de la Oficina Corporativa de Recursos Humanos, María de Los Ángeles Núñez, para enviar unas palabras de agradecimiento a los agasajados, en nombre del presidente de CVG, Dr. Pedro Maldonado.

«Hoy le damos las gracias por sus años de servicio, dedicación, amor y mucho esfuerzo, regalado a CVG y al emporio de Guayana», comentó Núñez». Seguidamente, se procedió a un brindis para darle la bienvenida a esta nueva etapa de la vida de estos jubilados cevegistas, la cual vendrá llena de mucha salud y prosperidad, junto a sus familiares.

Voces de experiencia

Por su parte, la jubilada Mirian Linares, adscrita a la gerencia de Auditoría Interna, y con 31 años de servicios en la Corporación, agradeció a Dios y a CVG por todo lo que le ha dado. También agradeció a sus compañeros de trabajo con quienes aprendió sus labores y logró formar una verdadera familia en la empresa. Linares se refirió a muchos jefes que la apoyaron.

«Con mis ojos llorosos y el corazón chiquito, sabemos que hay que seguir adelante ya que es la ley de la vida, hoy cumplí mi meta y ahora toca esperar que me depara Dios y el destino», agregó Linares, quien dio un mensaje a los cevegistas activos: “amen mucho a CVG, ya que es una escuela…”

«Hay mucho que dar aún…»

De igual manera, Elia Campero comentó que en adelante deberá reorganizar sus actividades en esta nueva etapa de su vida porque con 59 años todavía hay mucho que dar y muchas cosas por hacer. «Pido a Dios que me de vida para seguir aportando un granito de arena al desarrollo del país. Agradezco a CVG todo lo recibido porque con la ayuda de la institución eduqué a mis hijos, obtuve mi casa», agregó Campero.

De esta manera, la Corporación Venezolana de Guayana, rinde un merecido homenaje a todos los hombre y mujeres que con su labor de muchos años, han hecho de la institución y la región Guayana, el epicentro del desarrollo industrial del país.