Con otra demostración ofensiva, liderada por el dominicano Isaías Tejeda, el equipo Leones del Caracas dio un segundo paso de cara al cetro después de derrotar 8 a 5 a Tiburones de La Guaira, en el segundo duelo de la Gran Final, que ahora dominan los melenudos 2-0.

Sin una decisión oficial con respecto a la protesta del juego por los litoralenses, debido a una disyuntiva en movimiento en el roster caraquista, que será canalizada según dictaminan las Condiciones de Campeonato, Leones hizo lo que le correspondía en el terreno y pudo sacar adelante un desafío en el que, si bien inició ganando, tuvo que reponerse al duro golpe que significó tener que prescindir de su abridor temprano en el compromiso para volver y agenciarse la victoria. El lanzador méxico-estadounidense Braulio Torres-Pérez finalmente no podrá reforzar a Caracas en la Gran Final, después de que se suscitara un inconveniente administrativo.

De acuerdo con el periodista Carlos Valmore Rodríguez, la directiva capitalina no inscribió en el roster al jugador antes de la fecha y hora límites dispuestas en las Condiciones de Campeonato (20 de enero 6:00 pm), por lo que su inclusión quedó sin efecto. 

César Collins, gerente general de Tiburones manifestó que del Caracas haber puesto a Torres-Pérez el equipo iba a ejercer de ipso-facto el derecho a protesta. El serpentinero estaba planteado para ser el tercero en la rotación del mánager José Alguacil, quien se reservó sus opiniones acerca del embrollo, aunque sí dijo que muy probablemente J. C. Ramírez sea quien abra dicho compromiso el día jueves.

Otro problema de índole procedimental se presentó en medio del segundo enfrentamiento de la serie, cuando en el tercer inning el pitcher mexicano David Gutiérrez, se encimó sobre el morrito y luego de un par de outs, el mánager escualo Henry Blanco salió a alegarle a los umpires sobre su inclusión indebida y poner el juego “bajo protesta”. Collins manifestó que su argumento era que Gutiérrez había entrado en lista restrictiva al ser quien había cedido su cupo a Torres-Pérez, por lo que no podía ver acción.

De acuerdo con una fuente, Ronald Acuña Jr. se retiró del club house de Tiburones en el último tercio del juego y luego dejó un mensaje en su red social Instagram en la que se despide del beisbol venezolano. “Retirado oficialmente de la Liga de Venezuela. Buenas noches, fue un placer, me encantó jugar frente a ustedes, los quiero”, escribió.

La decisión tendría que ver con un altercado que su familia presente en el estadio Universitario habría tenido con algún sector de la afición capitalina, lo que originó tamaña decisión de dejar al cuadro de los Tiburones en medio de la gran final