Jorge Roig, quien integra el consejo de administración de la Organización Internacional del Trabajo, propuso este miércoles al Goberno Nacional una Ley de Emergencia Laboral que permita el aumento del salario mínimo cada vez que sea necesario, pero que no tenga incidencia en las prestaciones sociales.

Durante una entrevista en Globovisión, Roig recordó que esta ley fue aplicada en el período presidencial de Jaime Lusinchi. 

«Nos parece que este momento es una oportunidad maravillosa que por lo menos los patronos puedan pagar un mejor salario sin que tenga incidencia en las prestaciones sociales», manifestó Navarro al tiempo que subrayó que esta Ley pudiera ser empleada «por un tiempo prudencial y voluntario para el trabajador para que no diga que lo estás olvidando».

Agregó que el Gobierno estudia la propuesta y pidió un poco de celeridad o, a su vez, proponer otras ideas. 

«Hay que tomar unas medidas de emergencia laboral y ojalá que el Gobierno entienda que esto tiene que ir a una mayor velocidad», manifestó.

Pago fraccionado

En cuanto al pago fraccionado de los aguinaldos y las utilidades a empleados públicos y pensionados, Roig recalcó que «no es tan mala idea», puesto que es una forma de contener el alza del precio del dólar. 

Agregó que esto evitó que la divisa norteamericana pegara un brinco en su precio como ocurrió en el mes de agosto luego que depositaron el bono vacacional a los maestros. 

«Haberla escalonado no es precisamente la peor idea. Lo malo es el monto, que al final son 70 dólares y no va a alcanzar», sentenció.