Miami.- “Up, una aventura de altura” es una de las películas más exitosas de Disney pero la dice imaginaria que existiría una casa como la de la cinta animada, pero detrás de esta también se encuentra una gran reflexión sobre que siempre debemos luchar por lo que queremos, según Los40. 

La casa de Up fue propiedad de Alice Macedield y según el medio Los40, Alice adquirió esta propiedad en el año de 1952 y en ella vivía ahí con su hija Edith Macefield. La casa aún se encuentra ubicada en Washington.

Fue en pleno Siglo 21 cuando Edith había tomado la decisión de seguir viviendo en la casa de su madre y fue cuando las constructoras empezaron a llegar y poco a poco se deshicieron de las casas de sus vecinos. 

Incluso la misma compañía le ofreció en múltiples oportunidades un millón de dólares por su hogar, pero Edith siempre se negó a venderla. 

La casa que es conocida como “la casa de Up” en Ballard costó originalmente $3.750. Las constructoras del centro comercial estaban muy confiadas de que comprarían todas las casas del barrio en especial luego de que los vecinos se vendieron las suyas por aproximadamente $750 mil cada una. Lo que no se imaginaban es que la mujer de 84 años se negaría rotundamente a dejar el hogar que años atrás su madre compró para la familia.

Según los datos del Seattle Times, Edith Madefield contaba con pocas piezas de arte en su hogar y casi toda su decoración eran fotografías de allá y su madre, así como también albergaba pequeño souvenirs de su vida familiar entre ellos cheques que recibió por la publicación de sus cuentos cortos los papeles de divorcio de su madre y una libreta autógrafos de estrella de los años 30 y 40.

Alice falleció en esa misma casa y en una ocasión a Erick la asaltaron a punta de pistola dentro de la misma. Sin embargo, su casa estaba llena de recuerdos y abandonarla era muy complicado.

Finalmente Edith se hizo muy amigo Barry Martin, quien fue el encargado de la construcción del supermercado y camello tanto tiempo con ella que terminaron siendo muy buenos amigos. No fue sino hasta el año 2008 que falleció a la edad de 86 años y le dejó como herencia la casa a Martin.

A pesar de esto Martin vendió el hogar de la familia Macefield Cuando perdió su trabajo en una entrevista con Strange Inheritace de Fox, Berry Les comento que él les había dado su bendición para vender la casa antes de fallecer y le explico el consejo que le dio: “Me dijo que aguantara hasta que obtuviera mi precio. La vendí por $310,000″.