El pelotero criollo espera consumir una gran temporada en las Grandes Ligas este año 2019.
Rodrigo Malagón

Dunedin, Florida. Luego de conectar jonrones en partidos consecutivos, no fue sorpresa que Avisaíl García le dijera al manager Kevin Cash el lunes que quería otro turno al bate contra los Filis en Clearwater antes de su día libre el martes.

“Quería un cuarto turno al bate por lo bien que se sentía y tuvimos que disuadirlo y decirle, ‘Con eso basta’”, dijo Cash.

La buena noticia para los Rays es que las lesiones en la rodilla derecha que entorpecieron al guardabosque venezolano en el 2018 y lo obligaron a someterse a una cirugía durante el invierno parecen ser cosa del pasado.

 “Veo los juegos (de pretemporada) como los de la temporada regular”, dijo García. “Eso es clave. Esa es la forma de estar enfocado y hacer el mejor trabajo mejor posible. Tomo estos juegos en serio y trato de dar lo mejor de mí y estar enfocado”.

Cuando García estuvo en salud en el 2018, mostró potencial para bateador con poder, ya que empalmó 19 jonrones. Pero su porcentaje de embasarse de .281 fue el peor de su carrera y se ponchó más de 100 veces por cuarta temporada consecutiva pese a que disputó solamente 93 compromisos por los Medias Blancas.

García, de 27 años, considera que sus problemas al bate el año pasado estuvieron relacionados a su salud.

“En el 2018, batallé con la rodilla”, dijo García. “Estaba saltando para atacar la bola. Ahora me mantengo atrás porque la rodilla está fuerte, se siente bien y creo que el preparador físico está haciendo muy buen trabajo”.

Un García en salud sería una grata sorpresa para los Rays, que esperan que el guardabosque recupere la forma que demostró en el 2017, cuando representó a los Medias Blancas en el Juego de Estrellas.

“Creo que esa era la esperanza (cuando lo firmamos)”, dijo Cash. “Pero es un año lesionado, así que nunca se sabe”.