licoreros bolívar coronavirus
Las licorerías permanecen cerradas y han proliferado las ventas clandestinas en el estado Bolívar

Ciudad Guayana.- Más de 219 negocios licoreros se encuentran cerrados desde hace tres meses por la cuarentena en el estado Bolívar, por lo que más de 876 personas están en riesgo de perder su empleo.

Y esto, especialmente porque 78,8% de las 300 empresas que integran el gremio de licores no pueden cancelar las cuentas en la actualidad.

Dispuestos a trabajar

Sin embargo, la encuesta realizada por la Cámara de Licores del estado Bolívar (Calicor) revela que 100% está dispuesto a reiniciar las actividades, a pesar del impacto negativo del cierre intempestivo de operaciones.

El informe publicado parcialmente en su cuenta en Twitter (@CalicorBolivar), indica que la parálisis es de 73,3% de los negocios licoreros. Solo 6,7% permanece abierto, ya que cuenta también con licencia para vender alimentos.

Deudas

Del total de la muestra (75 empresas de 300 afiliadas), 61,3% paga alquiler de local, que sumado al pago de proveedores, representa el más difícil escollo de superar si no pueden restablecer las operaciones.

A los licoreros del estado Bolívar, además, les preocupa el pago de empleados, servicios y hasta los préstamos, una lista de pasivos corrientes que, de extenderse la cuarentena podría agravar la situación.

Incluso, cambiar la intención de reiniciar actividades que muestran en la encuesta.

Alternativas

En búsqueda de ser parte de las soluciones, la encuesta de Calicor también arroja que 50,7% de los negocios licoreros está en capacidad de ofrecer las modalidades de despacho a domicilio (delivery) o “para llevar” (pickup) que tanto se han puesto de moda durante la pandemia.

Un 30,7% puede ofrecer solo delivery, mientras que 18,7% se inclina por el servicio “para llevar”.

El sector de los licoreros en Bolívar busca alternativas, y ha participado en las reuniones que se han efectuado entre empresarios y autoridades para coincidir en medidas sanitarias que permitan hacer contención a la propagación del virus y, a la vez, retomar las actividades económicas.