México

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, consideró este jueves que hay «racismo» detrás del intento de la «élite» y los «conservadores» para destituir al mandatario de Perú, el izquierdista Pedro Castillo.

«A ellos lo que les interesa son sus privilegios, y sobre todo el privilegio de mandar, y más en este caso que lo consideran de la sierra, se le añade el racismo, entonces no lo quieren”, declaró el mandatario en su rueda de prensa matutina.

López Obrador ya había dicho brevemente el martes que los conservadores intentan «sacar» a Castillo por considerarlo un «naco» y «cholo», expresiones despectivas en México y Perú, respectivamente, para referirse a personas morenas de bajos ingresos.

“Imagínense el presidente de Perú, lleva, creo yo en un año, tres juicios políticos, uno acusándolo de estar mal de sus facultades, de loco. Otro acusándolo de delincuencia. Y este último, ya el extremo, de que se corre el riesgo con él de que pueda darle la salida al mar a Bolivia», ahondó este jueves.

Sus declaraciones se producen después de que el parlamento peruano admitió este miércoles a trámite la denuncia constitucional que la Fiscalía presentó contra Castillo por organización criminal, tráfico de influencias y colusión.

Los procesos contra Castillo han profundizado la crisis política de Perú, que ha tenido cinco presidentes diferentes desde 2016.

López Obrador opinó sobre el país suramericano mientras argumentaba que sus opositores en México quisieran tener la mayoría en el Congreso para hacer algo similar contra su Gobierno.

«Como no tiene mayoría (Castillo), ahí está sin poder hacer nada, y al conservadurismo, a la élite, no le importa que se paralice, que se afecte todo un país», apuntó.