Berlín.- El ministro alemán de Exteriores, Heiko Maas, advirtió este miércoles que los talibanes tendrán que demostrar con su comportamiento que puede haber una cooperación con ellos y dijo que la violencia contra mujeres manifestantes y periodistas en Kabul no es una buena señal.

Antes de su reunión hoy con el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, en la base estadounidense en Ramstein (suroeste de Alemania), Maas afirmó que «un compromiso de más alcance (con los responsables de Afganistán) dependerá del comportamiento de los talibanes».

«El anuncio de la formación de un Gobierno de transición sin participación de otros grupos y la violencia de ayer contra manifestantes y periodistas en Kabul no son señales que conduzcan al optimismo», dijo Maas en una declaración transmitida por su ministerio.

El gabinete interino anunciado ayer por los talibanes está encabezado por el mulá Hassan Akhund; con el mulá Yaqoob -hijo del líder fundador de los talibanes mulá Omar- como ministro de Defensa; y el actual líder de la red Haqqani, Sirajuddin Haqqani, como ministro de Interior interino, entre otros.

No obstante el nuevo Gobierno interino afgano ha prometido que será «más inclusivo» con futuros nombramientos.

Este miércoles el Frente de Resistencia Nacional (NRF), el grupo opositor que combate a los talibanes en la provincia norteña de Panjshir, tachó de «ilegal» a ese Gobierno interino de los islamistas y pidió a la comunidad internacional que no reconozca su régimen.

El ministro alemán recordó por su parte la cita que este miércoles mantiene desde Ramstein de manera virtual con ministros de hasta un total de veinte países para abordar la situación de Afganistán tras las retiradas de las tropas internacionales que permanecieron en aquel país durante las últimas dos décadas.

«Queremos ver cómo puede darse una aproximación conjunta con los talibanes que también sirva a nuestros intereses: la garantía de los derechos humanos fundamentales, el mantenimiento de las posibilidades de salir del país y el acceso humanitario, así como la lucha contra grupos terroristas como Al Qaeda y el Estado Islámico».

«El pueblo de Afganistán no tiene la culpa de que los talibanes se hayan hecho con el poder, y no se merecen que la comunidad internacional ahora les dé la espalda. Estamos dispuestos a canalizar ayuda a través de la ONU y hablaremos con los talibanes para facilitra la salida de las personas de las que somos responsables», agregó Maas.

 

EFE