Niño de nueve meses, asesinado por disparos de advertencia de la Guardia Costera de Trinidad y Tobago, su madre resultó gravemente herida

Tucupita.-Una embarcación con varios migrantes venezolanos zarparon en horas de la noche del sábado, desde un muelle de Tucupita, estado Delta Amacuro, con rumbo a Trinidad y Tobago, sin embargo, la Guardia Costera, interceptó la lancha y luego disparó contra los pasajeros.

En la embarcación iban 20 personas, una mujer quien llevaba a su bebé en los brazos resultó herida y su hijo murió de un tiro en la cabeza,  una niña de dos años se encuentra desaparecida, se presume que fue retenida por militares de la Guardia Costera.

El niño de nueve meses quedó identificado como Yaelvis Santoyo Sarabia, quien iba en los brazos de Darielvis Sarabia, ella quedó gravemente herida, luego la ingresaron a un hospital.

Testigos aseguran que el infante no sobrevivió al tiro que sufrió en la cabeza, sin embargo, lo trasladaron a un hospital con esperanzas que le salvaran la vida, pero ya estaba muerto.

También en la lancha se hallaban otros niños y adultos que no fueron alcanzados por los disparos.

La Guardia Costera de Trinidad y Tobago, a través de un comunicado, intenta justificar la arremetida contra la embarcación de migrantes venezolanos, al explicar que disparó contra el motor de la lancha para neutralizarla.

En el mismo comunicado asegura que la nave embistió el buque y por esta razón tuvieron que efectuar tiros de advertencia, luego de agotar los protocolos estándar.

El buque involucrado es el TTS Scarborough, una patrulla marina que desde hace dos meses se desplegó para proteger las fronteras marítimas de Trinidad y Tobago.

Bladimir Martínez Ladera
[email protected]