El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en una fotografía de archivo. EFE/ Rayner Peña

Caracas.- El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, criticó este lunes que Estados Unidos desconozca la legitimidad del Parlamento, controlado por el oficialismo, y, en cambio, reconozca el Legislativo elegido en 2015 con mayoría opositora, que mantienen exdiputados antichavistas pese a no tener ningún poder real en el país caribeño.

En un acto con la junta directiva del Parlamento, encabezada por Jorge Rodríguez, Maduro criticó las declaraciones emitidas por el subsecretario de Estado de EE.UU. para Asuntos del Hemisferio Occidental, Brian Nichols, en Twitter, donde dijo que los «nuevos ataques contra la oposición, incluso contra miembros» del Legislativo de 2015, «impiden soluciones democráticas para Venezuela».

Asimismo, el funcionario estadounidense afirmó que su país «apoya a quienes defienden valientemente la democracia venezolana», en referencia a este grupo de opositores, y señaló que los «esfuerzos deben centrarse en un camino hacia las elecciones libres y justas en 2024», para cuando están previstos los comicios presidenciales.

Como respuesta, Maduro expresó: «Si quisiera saber Brian Nichols quién es el poder legislativo que legisla y aprueba leyes que se cumplen en Venezuela y que las cumplen todos los 32 millones de ciudadanos, (…) tendría que ir al Palacio Federal Legislativo, sede del poder parlamentario venezolano, y entenderse con esta junta directiva».

El mandatario se encontraba también acompañado del primer vicepresidente del Legislativo, Pedro Infante, y de la segunda vicepresidenta, América Pérez, quienes, junto con Rodríguez, notificaron a Maduro el inicio del período parlamentario 2023-2024.

Lo demás, prosiguió Maduro, «es Narnia», en alusión al Parlamento de 2015, al que calificó de «farsa».

Tras acordar la eliminación del llamado «gobierno interino» a finales de diciembre, que reconocía EE.UU., la oposición que mantiene este «parlamento paralelo» designó, el pasado jueves, a la exdiputada Dinorah Figuera, exiliada en España, al frente de la junta directiva, mientras que Marianela Fernández y Auristela Vásquez fueron nombradas primera y segunda vicepresidenta, respectivamente.