Bogotá.- La médico cubana, de nombre Lucia, contó al diario colombiano El Tiempo su experiencia al sumarse a las misiones enviadas desde Cuba a Venezuela, desde 2011.

Con la intención de mejorar su calidad de vida, Lucía dice que se sumó a este grupo de médicos que fueron enviados, tanto a Venezuela como a otros país, y aunque tenía grandes expectativas, dice que vivió todo lo contrario.

Lucia fue trasladada al estado Carabobo, pero al llegar le confiscaron el pasaporte y le leyeron un reglamento donde le prohibían relacionarse con personas no cubanas para no «afectar el prestigio de la misión».

«En el horario laboral tenía que hacer de todo: recetar medicamentos, atender consultas y limpiar el consultorio. Además de eso, tenía que falsificar documentos: si en el día atendía a diez personas, tenía que notificar 20 o 25. Si no lo hacía, me regañaban», narra a El Tiempo.

Dijo que la mayoría de su sueldo se lo quedaba Cuba y solo le entregaban un pequeño porcentaje con el que apenas cubría sus gastos básicos y los de su familia, que había dejado en la isla. 

En 2019 y tras un paso por Brasil donde además fue devuelta a Cuba y castigada por 5 años en 2015, Lucía huyó de la isla a otra nación del Caribe donde está con su actual esposo, quien en 2006 también abandonó una de las misiones.

Pulse aquí para leer la información completa de El Tiempo