Miami, Estados Unidos.  El alcalde del condado Miami-Dade, Carlos Giménez, anunció este viernes que vetó una medida que iba a frenar los planes de celebrar el primer Gran Premio de Miami 2021 en la ciudad de Miami Gardens, cuyos vecinos se oponen a la iniciativa.

Giménez manifestó que tiene la “esperanza” de lograr un compromiso que beneficie a los residentes, los fanáticos de las carreras y el condado.

Bajo ese argumento vetó una resolución aprobada el pasado 29 de octubre por la Junta de Comisionados del condado que restringió los cierres temporales y permanentes de vías en la ciudad de Miami Gardens, a unos 32 kilómetros (20 millas) al norte de Miami.

La iniciativa frenada también ordenaba al alcalde realizar estudios de impacto ambiental sobre contaminación por ruido, aire y tráfico.

El plan de realizar la competencia automovilística, que aún depende de la aprobación del condado, enfrenta la oposición de los vecinos del área aledaña al estadio Hard Rock de Miami Gardens.

Giménez subrayó en ese sentido que se ha reunido con residentes de Miami Gardens, funcionarios del estadio y otras partes interesadas que han realizado protestas en las que se muestran “preocupados por el posible ruido y la contaminación”.

En octubre pasado la Fórmula 1 y el estadio Hard Rock anunciaron la firma de un acuerdo preliminar para llevar a cabo esa competencia, después de un fallido intento de realizarlo en el centro de la ciudad de Miami.

Señalaron que la competencia tendrá un impacto anual calculado en más de 400 millones de dólares y 35.000 noches de habitación de hotel.

El año pasado, Stephen Ross, propietario del equipo de fútbol americano de los Delfines de Miami, propuso el Hard Rock como alternativa, lo que ha generado oposición de la comunidad, que considera incluso que afectará más que si fuera en el centro de Miami.

EFE