En la fotografía el señor Gabriel Odreman padre de la víctima

Ciudad Guayana.-  Gabriela Odreman de 21 años de edad, estudiante de derecho en la UCAB Guayana, tenía una cesárea programada para el pasado viernes, en la que murió al parecer por negligencia médica.

Gabriel Odreman, padre de la fallecida, se acercó a las instalaciones de Nueva Prensa de Guayana para realizar una denuncia y pedir justicia, pues sospecha que su hija fue víctima de una mala praxis médica.

Según explicó, la cesárea estaba planificada  para el 10 de julio con la Dra. Mayra Rojas, gineco-obstetra encargada de la evaluación mensual del embarazo de Gabriela desde los 3 primeros meses de gestación, en el Centro ambulatorio ubicado en la Avenida Manuel Piar de San Félix.

La joven, según señaló su progenitor, entró a quirófano el día viernes 17 de julio a las 10:30 de la mañana bajo la supervisión de Rojas. En el transcurso de la intervención no se presentó ningún inconveniente, por lo que a las 12:00 del mediodía ya la paciente estaba de vuelta a la habitación con su bebé en brazos, quien nació con un excelente estado de salud.

Aproximadamente a la 1:00 de la noche, Odreman comenzó a presentar de forma repentina un sangrado, por lo que familiares y enfermeras del centro llaman a la doctora a cargo, quien hizo presencia exactamente a las 3:00 de la tarde, ingresó nuevamente a la paciente al quirófano y le realizó un drenaje vaginal.

El padre informó que debido a este derrame, su hija había perdido mucha sangre, por lo que quiso incentivar a la doctora a que buscara sangre, y realizar los trámites correspondientes para que su hija se mantuviera estable, pues la pérdida de sangre era incontrolable. Sin embargo, la doctora «prefirió hacer caso omiso».

Los familiares comenzaron hacer el trámite para conseguir la sangre y entregarla a los médicos y que pudieran mantener a Gabriela estable. Entre las opciones para conseguir la sangre se encontraba el Hospital de Clínicas Manuel Piar ubicado en la avenida Manuel Piar de San Félix, con un costo de 120$.

Segunda Intervención

Una vez culminado el procedimiento quirúrgico, la paciente regresa a la habitación, pero en cuestiones de horas comienza a presentar el sangrado por segunda vez y más fuerte. Enseguida llamaron a la doctora, quien se apersonó al centro aproximadamente a las 6:00 de la tarde.

Justo en este momento inició el calvario para la familia Odreman, debido a que no era normal que este tipo de situaciones se presentaran de forma tan frecuente y mucho menos en una joven de esa edad, por lo que pedían a la doctora tramitar la sangre. La paciente ya estaba pálida, anémica y no sentía las piernas, así lo manifestó antes de ingresar por tercera vez al quirófano.

Una enfermera, a quien conocen como “Rosita”, salió de la sala de operaciones, a eso de las 8:00 de la noche para informarle a la familia que todo el procedimiento esta vez “había salido bien” y que estuviesen más tranquilos.

Cuando eran las 8:30 de la noche, la doctora sale de quirófano algo alterada y nerviosa -manifestó el padre de la víctima-, diciendo que oraran por la joven, porque su estado era delicado y por cuarta vez ingresa a la sala de operaciones.

La familia comenzó a desesperarse cuando pasaba el tiempo y no tenían ningún tipo de respuesta, por lo que comenzaron a tocar la puerta del quirófano, a buscar otras enfermeras pero todos fueron intentos fallidos. A las 9:00 de la noche la doctora sale y decide personalmente darles la lamentable noticia.

En la imagen la copia del certificado de defunción de Gabriela Odreman 

Según la evaluación médica realizada por el patólogo, Odreman murió aproximadamente a las 7:30 de la noche por la perdida incontrolable de sangre y posiblemente por la mala praxis médica realizada por la Dra. Rojas y su equipo de trabajo.

Gabriel Odreman, se dirigió al CICPC y a los diferentes medios de comunicación exigiendo justicia ante lamentable hecho. Gabriela era la menor de dos hijos y ahora deja un hijo huérfano. «Si no cuentan con los medios necesarios para este tipo de atenciones médicas, que no lA hagan, ponen en riesgo la vida de todos los pacientes», acotó.

Familiares solicitaron que las autoridades del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, investiguen el caso, e igualmente exhortaron al Ministerio Público. Asimismo, sostuvo que han pasado algunos días desde que denunciaron el hecho y hasta ese entonces la doctora y médicos involucrados en el hecho no se habían presentado en el ente policial.