Budapest.- El primer ministro de Hungría, el ultranacionalista Viktor Orbán, reiteró su oposición a condicionar el Fondo de Recuperación de la Unión Europea (UE) al respeto del Estado de derecho, y advirtió que esa discusión puede retrasar el desembolso del dinero en un momento de gran urgencia.

Orbán manifestó este jueves en Budapest, horas antes de comenzar la reunión de líderes de la UE en Bruselas, que es posible que en la cumbre se trate de alguna manera la condicionalidad de ese fondo europeo, algo que los gobiernos de Hungría y Polonia rechazan de forma rotunda.

«Ahora hay una crisis en Europa, que hay que tratar y este fondo debe ser accesible lo más pronto posible a los países, y no se debería frenar con las discusiones sobre el Estado de derecho», enfatizó.

«Si las discusiones (sobre el condicionamiento) hace imposible que el fondo Nueva Generación pueda iniciarse en las condiciones actuales, todavía existe la posibilidad ante los países europeos de crear ese fondo mediante acuerdos intergubernamentales, o sea fuera de las instituciones de la UE», declaró Orbán a la agencia de noticias MTI.

El primer ministro no especificó los detalles de tales acuerdos, pero subrayó que con esa propuesta se podría acelerar el proceso para hacer llegar el dinero a los países que lo necesiten en caso de que las discusiones retrasen el acceso al dinero.

La Comisión Europea abrió un procedimiento contra Hungría -también contra Polonia- por la falta de independencia de su sistema judicial, la situación de la libertad de expresión, la corrupción y el estado de la democracia, en general.

El Fondo de Recuperación de 750.000 millones introduce por primera vez medidas para vincular la recepción de ayudas comunitarias a que se respete el Estado de derecho, algo propuesto a raíz de los problemas en los últimos años con Hungría y Polonia.

La versión final del texto, que se rebajó por la oposición de estos dos Estados, prevé la introducción de un «régimen de condicionalidad» para «proteger» el presupuesto y el fondo, para lo que la Comisión «propondrá medidas en caso de infracciones» para que las adopte el Consejo (los países) por mayoría cualificada.

 

EFE