San Félix.-Desde el puesto de la Guardia Nacional La Chinita que está entre el cruce de Francisca Duarte-Caruachi, la carretera que conduce a diferentes asentamientos campesinos de la parroquia Pozo Verde del municipio Caroní  y Andrés Eloy Blanco, municipio Piar, está llena de huecos e intransitable.

Desde San Félix, hasta El Pao, ambos lados de la carretera se aprecian negocios abandonados, terrenos saturados de malezas y árboles frutales inundados por la peste negra.

Aún, se consiguen uno más que otro puesto de verduras en la vía, expenden un 1 kilo de yuca en 100 mil bolívares, ñame 200 bolívares el kilo, auyama 200 mil bolívares y otros rubros, un poco más económico que en los mercados de San Félix y Puerto Ordaz.

Lugareños dicen que sufren a diario para trasladarse de un lugar a otro. Desde Sierra III, hasta San Félix cobran 500 mil bolívares en efectivo, mientras que desde El Pao a San Félix 1 millón de bolívares, si llevas un saco son 1 millón 500 mil en efectivo.

El agua no llega por tuberías hace muchos años, “gracias a Papá Dios que todo el año ha sido lluvioso y podemos coger agua del cielo en tanques, también en tambores”, acotó Luis Enrique Mejías.

“Anteriormente, Ferrominera Orinoco, era la que mantenía la carretera. Este lugar era próspero, cuando la empresa salió del cerro, llegó la peste a la parroquia. La gente comenzó a migrar y abandonar sus propiedades”, acotó el declarante, quien tiene más de 50 años en las Mulas.

Muchos son los negocios en los cuales se expendían carne de res, cerdo, hortalizas, casabe, chorizos y otros productos. Sus propietarios tuvieron que cerrar, a consecuencias de la poca afluencia de visitantes a la mencionada zona campesina.

El hampa aprovechó el abandono de los locales para despegar el techo y las estructuras de metales, e incluso echaron paredes al suelo para despegar algunos bloques.

María Quijadas, anhela aquellos momentos de bonanzas. Ella, pide a Dios, larga vida para ver nuevamente florecer la parroquia Pozo Verde del municipio Caroní y Andrés Eloy Blanco del municipio Piar.

Lugareños se surten del agua de lluvias, en tanto que un pasaje en autobús desde El Pao-San Félix, tiene un valor de 1 millón de bolívares en efectivo 

Negocios abandonados y desmantelados por delincuentes, carretera toda llena de huecos e intransitables

Bladimir Martínez Ladera/Wilmer Barrero

[email protected]