Parroquia Catedral San Juan Pablo II. Carta a los cristianos (9)

43

Diócesis de Ciudad Guayana

Año de la Fraternidad

Queridos hermanos:

 

CONSIDERANDO

        Que Jesús, el Señor, es la Luz del mundo y quien lo sigue no camina en tinieblas, sino que tendrá luz y vida (Jn 8, 12),  y en Él y por Él somos sal de la tierra y luz del mundo (Mt 5, 13-16), y la sal tiene sentido en la medida que se diluye para dar sabor a la vida y esperanza a una humanidad que necesita a Dios, y la luz encuentra su razón de ser cuando ilumina en medio de tanta oscuridad…

CONSIDERANDO

      Que Jesús, el Señor, es el Pan de vida (Jn 6, 28-58), y que marcharnos lejos de Él, abandonarlo o negarlo implica la muerte, pero decir junto con Pedro: “Señor, ¿a quién iríamos? Tú tienes palabras de vida eterna. Nosotros creemos y sabemos que Tú eres el Santo de Dios” (Jn 6, 68-69) es abrazar la vida que solo Dios puede dar…

CONSIDERANDO

Que Jesús, el Señor, nos ha dicho que quien se haga pequeño como niño, ese será grande en el Reino de los cielos (Mt 18, 1-6), pues los niños nos enseñan a no tener rencor, a vivir con alegría, con esperanza, y su presencia entre nosotros atrae la presencia de Dios que nos ama sin mezquindad y nos perdona sin reproche ni condición…

CONSIDERANDO

Que Jesús, el Señor, ha dicho que a quien mucho ama mucho se le perdona (Lc 7, 47), además recibe a los pecadores y come con ellos (Mc 2, 13-17), y nos dice como a Zaqueo: “Hoy ha llegado la salvación a esta casa” (Lc 19, 9). Verdaderamente  el chorro de la Misericordia de Dios continúa abierto porque quiere salvarnos…

CONSIDERANDO

            Que Jesús, el Señor, dijo a Pedro, y por consiguiente a sus sucesores, que sobre él edificará su Iglesia, que los poderes del mal jamás prevalecerán sobre ella (Mt 16, 13-20), y que ante su nombre se dobla toda rodilla, en el cielo, en la tierra y entre los muertos, y toda lengua proclame que Cristo Jesús es el Señor para gloria de Dios Padre (Filipenses 2, 5-11)… implica que el diablo seguirá siendo vencido por Jesucristo, de hecho, no ha podido olvidar la paliza que le propinó en el desierto cuando Jesús, nuestro Señor, fue guiado por el Espíritu Santo (Lc 4, 1-13), y la manera cómo lo venció desde la cruz con las manos “atadas”, imaginémonos hermanos, ¿cuán grande es  el poder de Jesús Resucitado?

CONFIRMAMOS

            Que ese Dios en quien está nuestra fe, a quien alabamos, adoramos y glorificamos bajó de sus alturas y se hizo Dios con nosotros (Jn 1, 1-18), mostrando su grandeza en un establo (Lc 2, 16) desde la humildad y la sencillez. El Niño Jesús, el Emmanuel, el Dios hecho carne es la Navidad en todo su esplendor.

            Que nada ni nadie nos arrebate la Navidad. Que en este tiempo aunque no podamos evitar la nostalgia por la lejanía de los seres queridos que están en otro país, o nos sintamos nostálgicos por las personas que amamos y han partido a la presencia eterna de Dios, y creemos en el corazón que se fueron antes de tiempo,  sigamos la vida con Esperanza, y oremos unos por otros, queridos hermanos; pues orar también es Navidad.

            Que la Alegría le de paso a la tristeza, el Perdón venza al odio, la Reconciliación esté por encima de la soberbia, la Unión disipe la división en todos los sentidos, y en cada rincón de la tierra se anuncie con Esperanza: Feliz Navidad. Gloria a Dios en el cielo y paz en la tierra porque todavía  hay personas de buena voluntad.

            Que el Niño Jesús nos conceda el regalo que anhelamos según nuestro corazón, y que imitando al salmista podamos cantar Jesucristo, es mi Dios y mi Salvador, a quién temeré? (cf Salmo 27, 1).

Oremos por las Religiosas que hacen vida en nuestra Diócesis, y junto con monseñor Helizandro Terán, nuestro obispo, el clero y toda la Diócesis, le pedimos al Niño Jesús que nos conceda no solo agradecer el Año de la Fraternidad, sino mantenernos en ese don precioso  que en Cristo es posible. Encomendemos, queridos hermanos,  a Las Brígidas (Monasterio, El Guamo), Paulinas (Librerías Paulinas, Puerto Ordaz), Esclavas de Cristo (Colegio Cristo Rey, Unare), Misioneras Hijas de la Sagrada Familia de Nazaret (Colegio Nazaret, Campo B de Ferrominera) Salesianas (Las Batallas, San Félix), Misioneras de la Caridad (Teresa de Calcuta, Nueva Chirica), Siervas de Nuestra Señora de Fátima (Colegio Fátima, San Félix), Hermanas del Sagrado Corazón (Los Culíes, vía Upata), Oblatas (El Pao), Franciscanas (Upata) y Guadalupanas (Tumeremo).

Que la Inmaculada Concepción, Patrona de nuestra Diócesis nos ayude a construir un mundo más de Dios, y a despertar en una Venezuela mejor, donde Jesucristo, Luz del mundo, venza todas tiniebla y obras del mal…

COMÚNIQUESE, REENVÍESE Y PROCLÁMESE

Dado, firmado y sellado en la Catedral San Juan Pablo II, la Catedral de todos, en Ciudad Guayana, el Primero de Diciembre de 2020, Año de la Fraternidad, Año de Esperanza.

Gerardo Moreno