Puerto Ordaz.-La condena máxima recibieron tres personas que utilizaban la palabra de Dios para abusar de niños y niñas en una casa que tenían como centro de educación bíblica, entre las víctimas estaba una persona especial.

El caso conmocionó a habitantes del municipio Piar. Los violadores fueron acusados por miembros del consejo comunal y vecinos de la comunidad Villa Verde, el suceso ocurrió en octubre del 2019; mientras que la decisión la tomó el Tribunal Segundo de Juicio de Violencia Contra La mujer, con sede en el Palacio de Justicia de Puerto Ordaz.

Pesquisas que hicieron expertos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, arrojaron como resultados que cinco víctimas y un joven de 18 años con discapacidad, habían sufrido abuso.

La fiscal 13 de control, Consejo de Protección del Niño, Niña y Adolescente; también la policía municipal, se encargaron desde el momento que el trío de abusadores fue acusado para que se hiciera justicia.

Luis Darío Vargas, Joel José Rivas de 53 años y Juan Carlos González de 37 años, apodado “El Indio”, habían acondicionado una vivienda para cometer sus aberraciones. Para despistar a la gente colocaron el nombre de “Iglesia Cielo Abierto”, a su guarida.

Vargas, portaba un carnet que lo acreditaba como magister en teología, cuyos estudios realizó en el Instituto Bíblico Teológico “Dios es Amor”, inscrito en el Ministerio del Poder Popular para Relaciones Interiores y Justicia Dirección de Culto número 7755.

El tribunal determinó como sitio de reclusión para estas personas el Centro de Reclusión  El Dorado del municipio Sifontes.

Juan Carlos González, era el padrastro de tres menores. Este obliga a los niños a tener relaciones sexuales con los supuestos pastores, cuyos delincuentes ofrecían golosinas a sus víctimas para abusar de ellas.

Bladimir Martínez Ladera
[email protected]

Ministerio Público acusó a dos pastores por abusar de cinco niños en Upata

“El Pastor Diabólico” privado de libertad por violación