Málaga, España. El defensa venezolano Josua Mejías, que juega en el Málaga de la segunda división del fútbol español, pidió perdón por lo sucedido el pasado 31 de diciembre, en el que asistió a una fiesta en Marbella, y en una carta publicada en sus redes sociales indicó que «cometió un error gravísimo y absolutamente inexplicable».

El jugador venezolano, que ya se incorporó el lunes a los entrenamientos del equipo, fue consciente del «peligro» que ha generado a sus «compañeros, a la población en general» y a él mismo, y destacó que el club le «ha impuesto una sanción» que asume «con madurez, respeto y resignación».

Josua Mejías, cedido por el Leganés, también de segunda división, se mostró preocupado por la imagen ofrecida y señaló «este escudo es muy grande como para mancharlo con actitudes como esta» y dejó claro que «esto no volverá a pasar».

EFE noticias